La OCPM inicia en Córdoba un proyecto para mejorar el aprovechamiento social del patrimonio arqueológico europeo

CÓRDOBA, 15 (EUROPA PRESS)

La Secretaría General de la Red de Ciudades Patrimonio Mundial del Sur de Europa y Mediterráneo (OCPM) comenzó hoy en Córdoba, con una primera reunión de trabajo, el proceso de elaboración de un proyecto, que requerirá más de un año, cuyo objetivo principal es mejorar los sistemas de aprovechamiento social de los bienes arqueológicos en dichas ciudades

Según explicaron hoy en rueda de prensa el teniente de alcalde de Turismo del Ayuntamiento de Córdoba, Francisco Tejada, y la investigadora de la Universidad Complutense de Madrid Alicia Castillo, la idea es conseguir que no se conciba a los bienes arqueológicos como un problema para el desarrollo de las ciudades, sino como una opción para conocer dicho legado histórico y hacer del mismo una "oportunidad" de desarrollo para las ciudades de Francia, Portugal, Italia, Grecia, Israel, Bosnia-Herzegovina, Canadá y España que forman parte de la citada Secretaria General de la OCPM de Europa y Mediterráneo.

Se trata de que dichas ciudades estén cada vez más comprometidas con con el objetivo de "conjugar" el estudio y la protección del patrimonio arqueológico con el desarrollo urbano, algo que ya está teniendo su reflejo en los planes generales de ordenación urbana de las ciudades adscritas a la OCPM, como Córdoba, que ostenta la sede de la Secretaría General de la OCPM desde 2001 y que alberga entre hoy y mañana esta reunión preparatoria, a la que han acudido representantes técnicos y arqueólogos de diferentes ciudades, así como profesores de la Universidad Complutense de Madrid, que han diseñado las líneas generales del proyecto.

'Patrimonio Arqueológico y Ciudades Patrimonio Mundial', que así se denomina el proyecto, pretende servir para desarrollar nuevas herramientas de acción en el ámbito de la arqueología y el patrimonio, para alcanzar la mejor preservación del mismo en las distintas ciudades de la OCPM, algo que se conseguirá mediante el intercambio de experiencias, al objeto de encontrar soluciones y acometer instrumentos conjuntos que faciliten la labor arqueológica en estas ciudades, declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En definitiva, la idea es que las ciudades Patrimonio de la Humanidad no sólo le "den un tratamiento muy especial" a sus yacimientos arqueológicos, sino que además deberán convertirse en "verdaderas reservas" de este tipo de bienes, con vistas al futuro, mediante el uso de una adecuada arqueología preventiva.

Córdoba ingresó el 15 de junio de 1995 en la OCPM, red que tiene el fin de propiciar la puesta en marcha de proyectos comunes y contribuir a fortalecer los lazos de cooperación entre ciudades que comparten un marco geográfico, histórico y cultural común.