La Patrulla Verde constata que las campanas de la Catedral de Jaén superan el nivel sonoro permitido

JAÉN, 24 (EUROPA PRESS) La Patrulla Verde ha emitido un informe en el que constata que los decibelios de las campanas de la Catedral de Jaén superan el nivel sonoro o de vibraciones permitidos, tal y como ha denunciado en reiteradas ocasiones un vecino de la zona. La resolución, consultada por Europa Press, especifica que la medición de ruidos llevada a cabo por la Patrulla Verde ha concluido en un "informe desfavorable" --cuando el resultado de la inspección determina un exceso sobre el nivel sonoro o de vibración superior al permitido-- según el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía. Ahora se abre un plazo de diez días para que cada una de las partes interesadas presenten las alegaciones que puedan estimar oportunas así como que aporten los documentos que consideren pertinentes. De hecho, la Concejalía de Medio Ambiente ya ha comunicado que no va a realizar valoración alguna hasta que no transcurra este periodo de alegaciones por respeto al proceso. El Ayuntamiento de Jaén realizó el pasado 19 de diciembre la medición del ruido de las campanas de la catedral en cumplimiento de una condena del Tribunal Supremo de Andalucía (TSJA) a raíz de las "reiteradas" denuncias presentadas por ese vecino, Antonio Rus. "Se trata de dar cumplimiento a un mandato judicial sobre un ejemplo de lo que no se debe hacer. El anterior equipo de gobierno del PP no abordó adecuadamente la denuncia de ruidos de un vecino y ahora estamos obligados a hacer las mediciones que no se pudieron hacer en su momento", explicó ese mismo día el concejal de Medio Ambiente, José Luis Cano (IU). La sentencia que obligaba al Consistorio jiennense a realizar la medición del ruido de las campanas de la catedral se conoció en noviembre de 2007. El vecino denunciante, Antonio Rus, detalló que reside en su domicilio, ubicado muy cerca del templo catedralicio, desde la década de los 80 y que ante los "excesivos" decibelios de las campanas que perturbaban gravemente su descanso decidió en noviembre de 1999 interponer la primera denuncia con el fin de que se cumpliera la ordenanza municipal de Medio Ambiente que regula los límites de la contaminación acústica. Una vez que interpuso la denuncia, la Patrulla Verde de la Policía Local de Jaén hizo una medición en enero de 2000 de los ruidos que derivó en un informe técnico en el que "se constataba que el nivel de ruidos es intolerable". A continuación, este informe pasó por varias áreas del Ayuntamiento hasta que en abril de 2002 se acordaba que no se adoptara medida alguna. Por ello, este hombre decidió iniciar la vía de lo contencioso-administrativo y, después de varios recursos y de "sistemáticas" denuncias, el TSJA condenó al Ayuntamiento porque, entre otros aspectos, incurrió también en una "sistemática desatención" en la tramitación de estos expedientes. El TSJA entendió que se había vulnerado los derechos de este vecino al "tramitar y resolver --o no resolver--" las cuestiones denunciadas por Rus así que estimó parcialmente el recurso y condenó al Ayuntamiento a que incoe el proceso oportuno para que realice la medición de estos ruidos y después se emita una resolución sobre el fondo del asunto, fallo ante el que no cabía recurso alguno, de ahí que se procediera a medir nuevamente los decibelios de las campanas con el resultado de que superan los niveles permitidos según el citado informe.