Propondrán que la fiesta del Cascamorras sea declarado por la Unesco patrimonio inmaterial de Baza y Guadix

GUADIX (GRANADA), 31 (EUROPA PRESS) Los Ayuntamientos de Baza y Guadix, que comparten la celebración de la fiesta del Cascamorras, declarada de Interés Turístico Nacional, propondrán que el evento sea declarado por la Unesco patrimonio inmaterial de las dos localidades granadinas. El alcalde de Guadix, Santiago Pérez, consideró a través de un comunicado que el organismo puede así "blindar totalmente la fiesta, amparándola para mayor tranquilidad de todos", unas declaraciones que se producen después de que un particular registrase el nombre, situación por la que tanto Pérez como el alcalde de Baza, Pedro Fernández se reunieron el pasado viernes para acordar medidas conjuntas a tomar. Pérez expresó el buen entendimiento y la colaboración que siempre ha existido ente las dos administraciones locales y con respecto al informe sobre patentes que posee el Ayuntamiento de Guadix, el alcalde confirmó la celebración de la fiesta y la conclusión que se desprende del informe, que señala como "ilegal" el registro realizado por el particular sobre el nombre de Cascamorras. Para los alcaldes resulta imprescindible que el registro de Cascamorras pertenezca a una administración pública y en este caso concreto a los ayuntamientos implicados en la festividad. Con este objetivo han pedido al particular que registró Cascamorras como marca para usos comerciales en las modalidades 35 y 43 "la cesión de sus derechos a favor de los ayuntamientos de forma inmediata". De no ser así, los consistorios "ejercerán las acciones legales oportunas", porque "esperamos resolverlo todo por la vía amistosa, ya que sólo contemplamos emprender acciones judiciales como última opción" matizó el pasado viernes Pedro Fernández. Con independencia del diálogo con el propietario de la marca o de las acciones judiciales que se emprendan contra él, los ayuntamientos de Baza y Guadix dispondrán todo lo necesario, tal y como han realizado hasta el momento, para que el 6 y el 9 de septiembre Cascamorras se celebre "porque es patrimonio de todos los ciudadanos y pertenece a los bastetanos y a los accitanos por encima de cualquier interés particular". Fernández mantuvo, sin embargo, su confianza en que el dueño de la marca ceda de inmediato sus derechos a la ciudad bastetana si de verdad "quiere proteger la fiesta y mantenerla al margen de cualquier polémica". El Cascamorras es una fiesta tradicional originaria de la Edad Media que se ha ido transmitiendo oralmente de generación en generación a través de los siglos. Según la tradición fue un obrero morisco, Juan Pedernal, vecino de Guadix, el que descubrió la imagen de la Virgen de la Piedad que se encontraba enterrada y que quedó en poder de los bastetanos, custodiada en el Convento de la Merced. Son entonces los vecinos de Guadix los que proponen recuperarla basándose en la vecindad de Pedernal y utilizan para ello un personaje peculiar denominado el Cascamorras. El Cascamorras es el personaje enviado por los accitanos, que intentan cada 6 de septiembre hacerse con la imagen, intención que impiden con todas sus fuerzas los vecinos de Baza. El fracaso en la empresa hace que el 9 de septiembre de cada año el Cascamorras vuelva a Guadix con las manos vacías y que los accitanos le reciban con desagrado.