La Diputación concede la Medalla de Oro de la Provincia a título póstumo al compositor Ruperto Chapí

ALICANTE, 22 (EUROPA PRESS)

El Pleno de la Diputación de Alicante aprobó hoy la concesión de la Medalla de Oro de la Provincia al músico Ruperto Chapí, a título póstumo. Con esta distinción, la más alta que concede la institución provincial, se pretende "reconocer la relevancia internacional de la figura del compositor, su importancia sociológica y la relación que durante toda su vida mantuvo con la provincia de Alicante a través de su Villena natal", según informó hoy la institución en un comunicado.

El presidente de la Diputación, José Joaquín Ripoll, señaló que con este galardón, la institución provincial "ha querido sumarse a los actos conmemorativos del centenario de la muerte del compositor". Así, para Ripoll "la música no entiende ni de fronteras, ni de lenguas, ni de idiomas, ni de banderas; la música es un lenguaje universal y, afortunadamente, la tierra de Villena y la provincia de Alicante han reconocido, reconocen y reconocerán la valía de uno de sus profetas, en este caso de la música, don Ruperto Chapí".

Asimismo, Ripoll añadió que "es de justicia que en el centenario de su muerte, la Diputación y por ende la provincia le tributen este homenaje". La iniciativa de la institución provincial, respaldada por todos los grupos políticos y promovida por el Ayuntamiento de Villena, ha contado con la adhesión de multitud de organismos, entidades y particulares, tanto de la provincia como de fuera de ella. El acto de entrega de la medalla se realizará próximamente en un jornada en la que también participará el consistorio villenense.

Por su parte, el diputado de Cultura, Pedro Romero, instructor del expediente, Ruperto Chapí está considerado "el creador lírico-dramático español más importante de todos los tiempos". Una de sus principales aportaciones fue "la revitalización de la zarzuela y su liderazgo entre 1880 y 1909 fue absoluto". Durante los treinta años en los que llevó a cabo su labor, figura como uno de los pocos valedores de la zarzuela clásica grande, heredera de Barbieri Arrieta y Gaztambide. ILUSTRE ALICANTINO

Ruperto Chapí Lorente nació en Villena el 27 de marzo de 1851 en el seno de una familia humilde. Su padre, barbero de profesión y amante de la música, enseñó a sus hijos solfeo, casi al mismo tiempo que a leer y a escribir. Con nuevo años, comenzó a tener contacto con la ópera a través de la biblioteca de un tío suyo, familiarizándose con partituras para canto, piano y ópera italiana.

A los doce años, animado por el director de la Banda de Música de Villena y tras componer su primera zarzuela, 'Estrellas del Bosque', Ruperto Chapí se traslada a estudiar al Conservatorio de Madrid, donde logra el Primer Premio de Fin de Carrera.

En el Circo Price estrena la zarzuela 'Abel y Caín' y en 1874 'La hija de Jefté' en el Teatro Real, consiguiendo una beca para viajar a París y a Roma, donde comienza a componer sus primeras óperas y otras sinfonías como 'Escenas de capa y espada', 'Sinfonía en re' y 'Polaca de concierto'.

En 1978, tras regresar a España, su carrera de compositor de zarzuelas empieza a adquirir un gran éxito con obras como 'La tempestad', 'La Bruja', 'El rey que rabió', 'El tambor de granaderos', 'Curro Vargas' y, sobre todo, 'La Revoltosa', sainete lírico con letra de Carlos Fernández Shaw y que supuso una cima en su carrera, en la que estrenó hasta casi 200 obras del llamado género chico.

Chapí también compuso música de cámara --cuatro cuartetos--, obra sinfónica, como 'Fantasía morisca' o el poema sinfónico 'Los gnomos de La Alhambra', y música para orquesta. Compuso, asimismo, varias óperas, entre las que destaca 'Margarita la tornera', su última gran composición y, probablemente, la más importante.