Los Secretos llevan su música a los niños del hospital La Paz de Madrid

  • Madrid, 23 mar (EFE).- Los niños ingresados en el hospital La Paz se han convertido hoy en colaboradores de excepción en el concierto acústico que allí ha ofrecido el grupo de rock Los Secretos, con quienes han tocado los instrumentos de percusión que han acompañado temas míticos de la banda como 'Déjame'.

Los Secretos llevan su música a los niños del hospital La Paz de Madrid

Los Secretos llevan su música a los niños del hospital La Paz de Madrid

Madrid, 23 mar (EFE).- Los niños ingresados en el hospital La Paz se han convertido hoy en colaboradores de excepción en el concierto acústico que allí ha ofrecido el grupo de rock Los Secretos, con quienes han tocado los instrumentos de percusión que han acompañado temas míticos de la banda como 'Déjame'.

El líder de la banda, Álvaro Urquijo, que ha reconocido que se le "han saltado las lágrimas" al tocar con los niños, ha explicado a Efe que es la primera vez que acuden 'in situ' a ver los efectos de sus colaboraciones benéficas y que es "muy bonito" ver la utilidad de la música en la curación de los niños.

Antes del espectáculo, los miembros del grupo han entregado un cheque de tamaño gigante a beneficio del hospital con la recaudación del concierto que el grupo ofreció el pasado 10 de marzo en el Hard Rock Café de Madrid, en el marco del programa benéfico 'March on stage'.

El concierto de Los Secretos no es el único contacto de los niños ingresados en La Paz con la música, ya que dos días a la semana reciben un taller de musicoterapia, que según ha destacado Urquijo,"aunque no parezca una ciencia exacta sí tiene efectos reales beneficiosos en los enfermos".

El subdirector gerente de la sección materno-infantil del hospital, Javier Cobas, ha subrayado que estos talleres, además de ayudar al niño a "olvidar un rato el momento malo que viven", mejoran la comunicación de los niños con sus padres y con el personal sanitario.

Pero, como ha señalado Cobas, los efectos de la musicoterapia van más allá, ya que "está comprobado" que en niños en coma la música amplía la actividad cerebral, baja el ritmo cardiaco y aumenta la oxigenación.

El teclista del grupo, Jesús Redondo, ha resaltado que cuando ellos tenían doce años, al igual que estos niños, también notaron que "la música tenía algo que emocionaba, aunque no se supiera qué era".