Plácido Domingo enloquece a México cantando mariachis ante el presidente Calderón

  • Zacatecas (México), 22 abr (EFE).- El tenor español Plácido Domingo ofreció hoy un recital en Zacatecas, centro de México, en el que cantó mariachis, con lo que enloqueció a los casi 6.000 asistentes entre los que se encontraba el presidente de México, Felipe Calderón.

Plácido Domingo enloquece a México cantando mariachis ante el presidente Calderón

Plácido Domingo enloquece a México cantando mariachis ante el presidente Calderón

Plácido Domingo enloquece a México cantando mariachis ante el presidente Calderón

Plácido Domingo enloquece a México cantando mariachis ante el presidente Calderón

Zacatecas (México), 22 abr (EFE).- El tenor español Plácido Domingo ofreció hoy un recital en Zacatecas, centro de México, en el que cantó mariachis, con lo que enloqueció a los casi 6.000 asistentes entre los que se encontraba el presidente de México, Felipe Calderón.

Un edificio de arquitectura contemporánea rodeado de montañas y coronado por un arco que recuerda a la arquitectura colonial, inaugurado hoy por el tenor, fue el escenario en el que Domingo ofreció un recital con canciones de su último disco "Amor infinito", así como de grandes óperas como "Tosca" de Giacomo Puccini.

El recital, en el Palacio de Convenciones, comenzó con una interpretación de una pieza de la ópera "Carmen", a manos de la Orquesta Filarmónica de Zacatecas que en esta ocasión estuvo dirigida por el español David Giménez, sobrino del tenor José Carreras.

Una pieza de la opera "O Souverain" del francés Jules Massenet fue la elegida por Domingo, que entró en el escenario vestido de negro.

Al terminar la canción, Domingo fue relevado por la soprano argentina Virginia Tola, célebre, entre otras cosas, por haber ganado el concurso internacional Operalia, que el propio Domingo organiza, quien interpretó una pieza de la famosa ópera de Puccini, "Tosca".

Otro tema de Puccini, pero esta vez de la ópera "La Fanciulla del West", fue la siguiente pieza interpretada por Domingo, seguida por tres temas más, que soprano y tenor cantaron separados e intercalados, y una interpretación en solitario de la orquesta.

El segundo acto comenzó con la interpretación de Domingo de dos canciones de su álbum, "Amor Infinito", disco que salió al mercado en noviembre de 2008 y que el tenor español quiso dedicar al Papa Juan Pablo II, ya que las letras están compuestas con poemas que el religioso escribió.

A continuación, la zarzuela pasó a ser la protagonista de la velada con interpretación de Tola de parte de la obra "El niño judío" del español Pablo Luna, uno de los más prolíficos compositores de zarzuelas en español.

Domingo habló por primera vez y agradeció al presidente Calderón y a las autoridades su presencia y aseguró que es un orgullo estar en Zacatecas; después bromeó diciendo: "me imagino que ha sido largo y se quieren ir a casa" a lo que la gente respondió con un rotundo "no".

Volvió al escenario acompañado de Tola para cantar otra zarzuela.

Llegó entonces el guiño a lo mexicano con el bolero "Júrame" interpretado por Domingo y otra canción a capella.

A pesar de que Tola volvió al escenario para cantar la ópera "O mio bambino caro", de Puccini, tantas veces interpretada por la gran María Callas, lo mexicano ya se había apoderado del ambiente y siguieron "Granada" del compositor mexicano Agustín Lara y "El son de la negra" del también mexicano Rubén Fuentes.

Tras esto, llegó la apoteosis; apareció un grupo de mariachis y acto seguido Plácido Domingo, vestido de charro, para cantar canciones tan típicas como "Ella", "Paloma Negra" o "El Rey".

Un baile en el escenario, una interpretación a dúo del bolero "Bésame mucho" y, por último "La marcha de Zacatecas", que cerró una noche en un Palacio de Congresos que tendrá difícil superar este acto.