El Barrio, de Harlem, se despide de su hijo, el legendario músico Joe Cuba

  • Nueva York, 18 feb (EFE).- El Barrio, el vecindario latino del Harlem neoyorquino que tanto amó el legendario músico Joe Cuba, dio hoy su último adiós al percusionista y compositor fallecido el pasado domingo a los 78 años de edad.

El Barrio, de Harlem, se despide de su hijo, el legendario músico Joe Cuba

El Barrio, de Harlem, se despide de su hijo, el legendario músico Joe Cuba

Nueva York, 18 feb (EFE).- El Barrio, el vecindario latino del Harlem neoyorquino que tanto amó el legendario músico Joe Cuba, dio hoy su último adiós al percusionista y compositor fallecido el pasado domingo a los 78 años de edad.

Familiares, amigos, seguidores y músicos se encontraron hoy en la funeraria donde se velaban sus restos, sólo a unos pasos del que fue su hogar en la calle 116 de El Barrio, donde nació, creció y vivió "el rey del Bogaloo", una mezcla de R&B con ritmos latinos que Cuba no creó, pero del que fue su máximo exponente.

Gilberto Calderón, de origen puertorriqueño, conocido como el maestro Joe Cuba, amó tanto a El Barrio, un enclave de la comunidad boricua en Manhattan, que le dedicó un tema.

El pianista Larry Harlow, el cantante Joe Bataan, el timbalero Orlando Marín y el percusionista Bobby Sanabria fueron algunos de los conocidos músicos que fueron a dar su último adiós a Cuba, uno de los primeros músicos latinos en hacer el llamado "crossover" al mercado anglo, donde el tema "Bang Bang", que compuso junto con su cantante Jimmy Sabater, fue un gran éxito.

Cuba, que murió 24 horas después de haber sido desconectado de un respirador, formó su orquesta "Joe Cuba y su Sexteto" en 1954, la que todavía perdura y con la que hizo historia por su fórmula innovadora y sencilla, aunque en sus inicios fue bien criticado, comentó a Efe Aurora Flores, cantante e historiadora de la música.

"Lo criticaban mucho porque en esa época estaban las bandas grandes, la de Tito Puente, la de Tito Rodríguez con muchas trompetas y viento y sale Joe Cuba con vibráfono y una marimba y ningún viento", recordó.

Sin embargo, Cuba, que fue autodidacta en la música y que tenía una gran banda, persistió hasta convertirse en una leyenda, agregó.

Fue de los primeros en combinar el español con el inglés en las canciones "y su letra hablaba de nuestra realidad como neoyorquinos; de los muchachos en la calle, de la droga" entre otros temas, explicó Flores.

La banda logró impactar en la década de 1960 en momentos en que hubo una transición musical del mambo al bogaloo, periodo en que contó con la gran voz del salsero y baladista Cheo Feliciano, que debutó con la orquesta y con la que grabó 17 discos.

María, su viuda, dijo a Efe que Cuba no sólo fue su esposo durante 26 años, sino su gran amigo, al que le gustaba hacer chistes, y destacó la humildad del músico.

"Nunca fue orgulloso. El un día me dijo 'yo soy Joe Cuba cuando subo a la tarima, y cuando mis pies tocan el suelo soy Gilberto Calderón'", señaló.

Cuba, que tenía tres hijos y dos nietos, fue operado de una cadera en 2003 tras lo cual adquirió una bacteria que fue minando su salud, y que lo mantuvo entrando y saliendo de los hospitales. El pasado jueves ingresó al Monte Sinaí en Nueva York, donde murió el domingo.

Sus restos serán velados dos días para luego ser incinerados y su esposa mantendrá con ella las cenizas, según dijo ésta a Efe.