La crisis acecha a los musicales

  • Madrid, 11 abr (EFE).- Han sido los últimos en llegar a la cartelera pero, en apenas una década, han logrado enganchar a un público fiel y entusiasta que ha llenado teatros en Madrid, Barcelona y, últimamente, en muchas otras ciudades españolas. Pero, tras la bonanza, los musicales empiezan a sentir el acecho de la crisis económica.

La crisis acecha a los musicales

La crisis acecha a los musicales

Madrid, 11 abr (EFE).- Han sido los últimos en llegar a la cartelera pero, en apenas una década, han logrado enganchar a un público fiel y entusiasta que ha llenado teatros en Madrid, Barcelona y, últimamente, en muchas otras ciudades españolas. Pero, tras la bonanza, los musicales empiezan a sentir el acecho de la crisis económica.

Julia Gómez Cora, directora general para España de Stage Entertainment, multinacional europea del teatro musical y principal responsable del "boom" español, con títulos como "La bella y la bestia", "El fantasma de la ópera", "Cabaret" o "Mamma mia", cifra en un 25% la caída en recaudación y espectadores registrada desde comienzos de año.

Otras fuentes de la industria teatral consultadas por Efe hablan incluso del 40%, dependiendo del espectáculo, si bien a Gómez Cora este porcentaje le parece "mucho". "Quiero creer que esta situación pasará pronto, y que 2010 volverá a ser un buen año para todos", comenta, con prudencia, la directora general de Stage, que tiene una plantilla de 400 trabajadores en España y otros 5.000 en el resto de países europeos donde produce musicales (Alemania, Holanda...).

No menos de tres millones de euros -más otro millón, como mínimo, para publicidad y márketing- le cuesta a esta compañía cada estreno, doce de momento en España, todos ellos títulos que han triunfado antes en los escenarios de medio mundo, como "Cats", "Los productores", "My fair lady", "Víctor o Victoria" o "Fiebre del sábado noche", el último.

Según datos que maneja el sector, en 2008, "un muy buen año" para el teatro en España -"ha habido obras con mucho éxito, pero no todas las salas se han llenado", puntualiza Gómez Cora-, los musicales tuvieron en Madrid un millón y medio largo de espectadores, frente a los aproximadamente novecientos mil de Barcelona. La recaudación fue, respectivamente, de 55 y 29 millones de euros.

BIEN HASTA DICIEMBRE

"Hasta diciembre -relata la ejecutiva de Stage- las cosas fueron relativamente bien, pero desde entonces se ha resentido la venta de entradas, sobre todo la anticipada, fundamental en nuestro negocio. El público que viene de fuera, a pasar un fin de semana turístico en Madrid o Barcelona, y que aprovecha para ver un musical, se ha reducido a la mitad".

Por eso el sector trabaja "de la mano" con la industria hotelera, también con ayuntamientos y comunidades autónomas, con el propósito de hacer propuestas atractivas y a buenos precios que fomenten ese turismo nacional de fin de semana. "Si los hoteles se vacían, los teatros también estarán vacíos. Tenemos que estar atentos y ser más creativos", advierte Julia Gómez Cora.

Jesús Cimarro, empresario y distribuidor teatral, además de vicepresidente de la Federación Estatal de Asociaciones de Empresas Productoras de Teatro y Danza de España, confirma que los musicales son, de toda la oferta escénica, "los que más notan la crisis", y habla de una industria "consolidada y con futuro" que, en los últimos años, "ha dinamizado el sector".

"Han calado en la cartelera de Madrid y Barcelona, y desde hace aproximadamente dos años, cuando comenzaron las giras, en el resto de España. Es una industria que goza de buena salud, pese a las dificultades del momento. Prueba de ello es que en el último convenio colectivo de los trabajadores de las artes escénicas, que acabamos de firmar, por vez primera se ha incluido a los de musicales", destaca Cimarro en declaraciones a Efe.

José Manuel Lorenzo, presidente ejecutivo de Boomerang -productora de cine, televisión, espectáculos,...- y, junto a Nacho Cano -ex Mecano-, artífice de "Hoy no me puedo levantar" y "A", dos "taquillazos" con etiqueta "cien por cien española", habla también de una industria fuerte y consolidada, de un público fiel "cada día más numeroso", de un nivel artístico "que nada tiene que envidiar a lo que hay fuera" y, además, de "un mercado que puede crecer más".

MAYOR Y MEJOR OFERTA EN TIEMPOS DE CRISIS

"La crisis nos afecta a todos, pero frente a ello tenemos que trabajar más, cobrar menos y dar una mayor y mejor oferta al público". Es la receta de Lorenzo para encararla.

Tanto él, como Gómez Cora, como Cimarro, no dudan en afirmar que Madrid, y por extensión Barcelona, se ha convertido en la tercera capital mundial en cuanto a oferta y calidad de sus musicales, por detrás de Nueva York (Broadway) y Londres (West End), por tradición, medios artísticos y genialidad, líderes indiscutibles del género.

"Cuando llegamos a España hace diez años, la gente, los periodistas, nos hacían poco caso, pensaban que hacíamos espectáculos de patinaje sobre hielo. Poco a poco se ha hecho un buen trabajo y hoy es un género que ha enganchado a muchos españoles", recuerda Daniel Mejías, director de G+M Comunica y durante mucho tiempo encargado de "vender" a los medios las producciones de Stage.

"El público español sabe lo que quiere, ya no va a ver cualquier cosa. La oferta es variada y, en general, de muchísimo nivel. Se han acondicionado muchos teatros, se hacen giras, se está consiguiendo un gran nivel artístico en los elencos... En diez años se ha trabajado mucho y bien", dice Mejías, para quien, todavía, "no hay público" para tanta oferta: cinco títulos en Madrid y cuatro en Barcelona estos días.

Tanto musical en cartelera ha traído consigo el surgimiento de escuelas para la formación integral de artistas especializados en el género, para el que se exige, además de cantar y bailar bien, un buen nivel en interpretación.

CHISPA SOBRE EL ESCENARIO

La cantante Ángela Carrasco -su María Magdalena en el "Jesucristo Superstar" de los años 70, uno de los primeros musicales que se vieron en España, fue un hito en su carrera- es la directora y fundadora de ABC Estudio, en el que están matriculados unos setenta alumnos, más de uno con una carrera ya importante sobre las tablas.

"No todo el mundo está preparado -dice Ángela Carrasco a Efe- para cantar, bailar y actuar, para tener chispa sobre un escenario. Hay gente con mucha capacidad, pero se tienen que preparar. Existe la necesidad creciente de un artista capaz de cautivar a un público cada vez más exigente".

Moira Chapman, directora artística de Stage y con larga experiencia profesional fuera de España, reconoce que se ha ganado en preparación, pero a los cásting "siempre se presentan los mismos. El talento está ahí y los que son buenos son buenísimos, pero el resultado de las escuelas todavía no se aprecia. Para ello tiene que pasar una generación".

"Es un género tremendamente difícil, y cada vez lo hacemos mejor", opina Jaime Azpilicueta, el director de escena español con más musicales en su currículum. "Hemos llegado tarde al musical, pero el resultado es magnífico", añade.