Un jurado declara a Phil Spector culpable de homicidio

LOS ÁNGELES, EEUU (Reuters) - El legendario productor musical Phil Spector ha sido declarado culpable de homicidio en segundo grado por la muerte en 2003 de una actriz de Hollywood en su residencia de Los Ángeles.

Un jurado de la ciudad de Los Ángeles presentó el fallo contra Spector, de 69 años, tras un segundo juicio que ha durado cinco meses. El productor, que conocerá su sentencia el 29 de mayo, podría pasar el resto de su vida entre rejas.

El primer juicio celebrado sobre este caso terminó en septiembre de 2007, después de que el jurado no lograra tomar una decisión unánime.

Lana Clarkson, actriz de películas de bajo presupuesto, murió el 3 de febrero de 2003 a los 40 años debido a un balazo. La bala fue disparada desde la pistola de Spector y entró por su boca cuando ella se encontraba en el vestíbulo de su casa de la urbanización Alhambra de Los Ángeles.

Clarkson y Spector se habían conocido pocas horas antes en un club nocturno de Hollywood.

En el segundo juicio, el jurado tuvo la opción de declarar a Spector culpable de homicidio sin premeditación. De acuerdo con la ley californiana, la decisión de condenar o absolver a alguien debe ser unánime.

Spector, que durante los 60 fue pionero de la técnica de "Wall of Sound" y que durante su mayor momento de fama trabajó junto a The Ronettes, The Beatles, Cher y Leonard Cohen, negó haber asesinado a Clarkson.

El acusado no testificó en ninguno de los dos juicios y permanecía en libertad bajo fianza desde su arresto en 2003 después de pagar 1 millón de dólares. Sin embargo pasó a custodia policial el lunes, inmediatamente después de la lectura del veredicto.

La fiscalía argumentó que el disparo a Clarkson se corresponde con un patrón de conducta de armas y violencia hacia las mujeres que Spector mostró en el pasado.

Por su parte, los abogados de Spector afirmaron durante el juicio que la actriz se suicidó debido a su depresión por el fracaso de su carrera.

La actriz trabajaba como anfitriona en un club nocturno en Hollywood cuando conoció a Spector la noche antes de morir.

Se la conocía por haber protagonizado las películas de bajo presupuesto de los 80 "La Reina de Barbaria" y "Amazonas en la Luna".

Durante el juicio Spector permaneció con las manos en sus bolsillos, a menudo temblando. Ninguno de sus viejos amigos del mundo de la música pop testificó en su defensa.