Carlinhos Brown lleva sus ritmos de favela a las comunas de Medellín

  • Medellín (Colombia), 31 mar (EFE).- El artista brasileño Carlinhos Brown se "reconectó" hoy con sus orígenes de Bahía en una fiesta de ritmos en la que compartió escenario con niños y jóvenes de un deprimido barrio de la ciudad colombiana de Medellín.

Carlinhos Brown lleva sus ritmos de favela a las comunas de Medellín

Carlinhos Brown lleva sus ritmos de favela a las comunas de Medellín

Carlinhos Brown lleva sus ritmos de favela a las comunas de Medellín

Carlinhos Brown lleva sus ritmos de favela a las comunas de Medellín

Medellín (Colombia), 31 mar (EFE).- El artista brasileño Carlinhos Brown se "reconectó" hoy con sus orígenes de Bahía en una fiesta de ritmos en la que compartió escenario con niños y jóvenes de un deprimido barrio de la ciudad colombiana de Medellín.

Al cantante y percusionista le acompañaron una decena de raperos y miembros de grupos musicales de Moravia, un asentamiento levantado sobre un basurero y que ha tenido los más altos índices de violencia asociados a la guerra que soporta Colombia hace más de cuatro décadas.

"Como un ciudadano estoy aquí, un ser de la paz por las personas", dijo al dirigir un pequeño taller en el que mostró a los jóvenes cómo construir instrumentos musicales a partir de basura reciclable.

Antonio Carlos Santos de Freitas, conocido internacionalmente como Carlinhos Brown, recordó en Medellín la música y la cultura de su natal Salvador de Bahía y los momentos difíciles que vivió en su juventud antes de que le llegara el reconocimiento por su trabajo musical.

Pero el vocalista de Tribalistas, la banda que le otorgó la fama mundial, sigue siendo un fiel habitante de Candeal, un barrio pobre de Bahía en el que creció, vendió helados siendo pobre y ahora lidera proyectos ligados a la música, el arte y el compromiso social.

Candeal es su vida y por eso decidió levantar allí su escuela de Pracatúm, cuyo propósito es cambiar las pistolas de las manos de los niños por instrumentos musicales hechos de materiales reciclables.

La experiencia que ha logrado con su trabajo social y musical lo mostró hoy en una corta presentación que hizo con una red-escuelas de jóvenes pobres que acogen la música y rechazan la violencia.

"Sigamos así, porque después de tantas causas ruines en el mundo, de guerras, desastres y violencia hay un camino y ese camino se está abriendo cada vez más. Es el camino del amor", dijo a las decenas de jóvenes que aplaudieron la fusión de ritmos colombianos y brasileños en la voz de un joven rapero de Medellín y Brown.

Son pocos los artistas que como Carlinhos Brown demuestran su verdadero compromiso con la comunidad donde nació, que quedó reflejado en el documental de Fernando Trueba "El milagro de Candeal", cinta que da cuenta de su trabajo y que fue ganadora de dos premios Goya.

Brown fue el invitado especial encargado de cerrar la 50 Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y, a pesar de que dice no saber nada sobre economía, aceptó participar con un único objetivo: "sensibilizar a esas personas que son parte de la elite".

Las experiencias que aprendió de la transformación de Medellín, antaño una de las ciudades más violentas del mundo, piensa aplicarlas en las favelas de Candeal.

En su despedida, les pidió a los niños y jóvenes colombianos de Moravia que no escuchen a ídolos musicales u otras personas sin antes haber oído los sabios consejos de los padres.