Dos joyas barrocas para celebrar los aniversarios de Händel y Purcell

  • Londres, 1 abr (EFE).- Con dos auténticas joyas barrocas, la Royal Opera House londinense celebra hasta el 20 de abril los aniversarios de dos grandes compositores: los 350 años del nacimiento de Henry Purcell y los 250 de la muerte de Georg Friedrich Händel.

Dos joyas barrocas para celebrar los aniversarios de Händel y Purcell

Dos joyas barrocas para celebrar los aniversarios de Händel y Purcell

Londres, 1 abr (EFE).- Con dos auténticas joyas barrocas, la Royal Opera House londinense celebra hasta el 20 de abril los aniversarios de dos grandes compositores: los 350 años del nacimiento de Henry Purcell y los 250 de la muerte de Georg Friedrich Händel.

Sin efectos especiales, trajes espectaculares ni demás parafernalia habitual de las creaciones barrocas, "Dido y Eneas" es una ópera de cámara de Purcell inspirada en La Eneida, el gran poema épico de Virgilio sobre el fundador de Roma.

La ópera de Purcell en torno a los amores entre Dido, la reina de Cartago, y Eneas, que busca asilo en su corte tras su huida de Troya, sorprendió en su día tanto por su brevedad - una hora en lugar de las extravagancias de varias horas de la época- como por su sencillez argumental.

El coreógrafo Wayne McGregor ha creado una puesta en escena abstracta, sobria, casi minimalista, de esa ópera, que realza su música triste pero de una sublime belleza, interpretada con gran atención al detalle por la Orchestra of the Age of Enlightenment bajo el veterano Christopher Hogwood.

La mezzosoprano británica Sarah Connolly está excelente en el papel de Dido, que ya cantó en La Scala de Milán y en La Monnaie de Bruselas, y lo mismo cabe decir del barítono norteamericano Lucas Meachem, que encarna a Eneas.

Completa el programa del Covent Garden la ópera pastoral en dos actos "Acis y Galatea", de Händel, en una puesta en escena del mismo McGregor, que se ha inspirado claramente en la tradición paisajística europea desde Lucas Cranach el Viejo hasta Nicolas Poussin o Claudio de Lorena.

Es una ópera que el propio Händel nunca puso en escena, por lo que, a diferencia de otras del género, no contiene instrucciones escénicas, lo cual plantea problemas dramatúrgicos, pero también deja una gran libertad al director escénico.

Para las ninfas y los pastores de esa fábula, inspirada en Las Metamorfosis de Ovidio, McGregor utiliza al ballet de la Royal Opera House.

Vestidos con mallas color carne que les hacen aparecer desnudos como en el famoso cuadro "La Fuente de la Juventud", de Brueghel el Viejo, los bailarines acompañan continuamente la maravillosa música e incluso las arias y dúos de los cantantes con movimientos corporales de envidiable elasticidad.

También aquí brillan la soprano de origen australiano Danielle de Niese, en su debut como Galatea, el tenor estadounidense Charles Workman, en el papel de Acis, y el bajo británico Matthew Rose, que se estrena también en el papel del celoso gigante Polifemo.

Bajo la batuta de Hogwood, La Orchestra of the Age of Enlightenment, uno de los grandes conjuntos de instrumentos antiguos, convierte en una auténtica delicia la música de Händel hasta el punto de que a uno le gustaría que no terminase nunca.