"El primero era mejor", el plan B de Manos de Topo

  • Madrid, 3 abr (EFE).- Cuentan con una de las voces más peculiares -y afligidas- del panorama musical y sus letras, para algunos poéticas y para otros sencillamente incomprensibles, son otra de sus señas de identidad. Ahora, tras "Ortopedias bonitas", el grupo Manos de Topo regresa con su segundo disco, "El primero era mejor".

"El primero era mejor", el plan B de Manos de Topo

"El primero era mejor", el plan B de Manos de Topo

Madrid, 3 abr (EFE).- Cuentan con una de las voces más peculiares -y afligidas- del panorama musical y sus letras, para algunos poéticas y para otros sencillamente incomprensibles, son otra de sus señas de identidad. Ahora, tras "Ortopedias bonitas", el grupo Manos de Topo regresa con su segundo disco, "El primero era mejor".

Con este título el cuarteto barcelonés se anticipa a las posibles críticas y comparaciones que pueda suscitar este último trabajo ante la crítica y sus seguidores, aunque en realidad aseguran que "El primero era mejor" supera a su disco de debut.

"Es lo que los músicos dicen siempre, ¿no? Su último trabajo siempre es mejor que el anterior, pues el nuestro también", bromea el vocalista del grupo, Miguel Ángel Blanca, en un entrevista a EFE, y añade que "todos aquellos que piensen que es peor ya estaban advertidos, lo pone con letras bien grandes en la portada del álbum".

Y es que, hasta ahora, Manos de Topo no había tenido demasiada fe en su futuro musical. De hecho, la formación es un "plan B" a su vocación profesional, el cine, sector en el que esperan "debutar antes o después, pero pronto, con algo provechoso", apunta Rafa de los Arcos, encargado de la batería y los coros.

Los integrantes del grupo, que completan Alejandro Marzoa -xilófono y PT-1- y Pau Julià -bajo y coros-, se conocieron en la Escuela de Cine de Barcelona, un lugar donde comenzaron a dar las primeras pinceladas a composiciones tan particulares como "Brumel", "El cartero", "Ballas en Dallas" o "No doy la talla".

Canciones de "culebrón", según definen Blanca y De los Arcos, es decir, un estilo que habla del amor "desde el desgarro y el punto de vista latinoamericano", aunque lo cierto es que lo que más caracteriza a Manos de Topo son sus letras surreales teñidas de humor, en las que se pueden encontrar versos tan irónicamente sugestivos como "El abrazo de un oso puede matar a otro oso, y las muelas del juicio te van a avisar si soy sospechoso" -del corte "Ciencias exactas"-.

Composiciones que han sido consecuencia directa de la falta de complejos que, según el grupo, está viviendo la música española desde mediados de los noventa, cuando Los Planetas despejaron el rígido camino que marcaba las pautas de la industria musical.

"Lo que pasó con J (Los Planetas) es que demostró que no había que saber cantar para cantar, era una forma de expresión diferente que, de no haber existido, no habría posibilitado que ahora mismo existieran grupos como nosotros", explica Blanca.

El grupo presentará sus nuevas canciones -"Aeropuertos de segunda", "Palabra de Eva Sannum", "Tortilla" o "Vacaciones en Corea del Norte"- en Madrid (4 abril), San Sebastián (17 abril), Granada (24 abril), Málaga (25 abril) y Barcelona (29 abril), entre otras fechas.