CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

La 'Katiuska' de Sorozábal, puesta al día tras un "lifting importante", llegará desde hoy al Calderón de Valladolid

VALLADOLID, 25 (EUROPA PRESS) La zarzuela 'Katiuska', obra del maestro Pablo Sorozábal y "puesta al día" por Emilio Sagi, quien se encargó de someterla a un "lifting importante", se adueñará del escenario del teatro Calderón de Valladolid los días 25, 26, 27 y 28 de febrero. Coproducida por el Teatro Arriaga de Bilbao, el Calderón de Valladolid, el Campoamor de Oviedo y el Teatro Español de Madrid, la nueva 'Katiuska' presenta un texto "puesto al día" ya que, tal y como reconoció Sagi durante el acto de presentación de la zarzuela, se encontraba "obsoletos" y recogía diálogos "larguísimos", por lo que procedió a recortarlos, a eliminar personajes como el de Iván y a adaptarlo a lo que el público del año 2009 pudiera entender. "Hice un lifting pero un lifting importante", reconoció el director de escena y del teatro Arriaga de Bilbao antes de matizar que, pese a los cambios, que no buscaban la "modernización" pero sí la "puesta al día", no se atrevió a eliminar la esencia del texto por lo que la versión actual es "muy cinematográfica" y "muy nostálgica" de los años 30, época en la que el "maestro" la escribió. La melodía, según aseveró el director musical, David Giménez, quien dirige a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y al Coro 'amateur' de Amigos del Teatro Calderón, no ha sufrido más cambios que los derivados de haber "limado" algunos pequeños detalles "viciados" pero mantiene la instrumentación, punto en el que explicó que el propio nieto del maestro Sorozábal fue quien revisó las partituras pero respetando al máximo el manuscrito. Se trata, según recalcó Giménez, de una partitura "muy inspirada" y "muy concentrada" con momentos de "gran lirismo, dramatismo o romanticismo" de "gran efecto", lo que hace que el montaje tenga "muy buenos mimbres", momento en el que calificó de "magnífico" el coro, que cuenta con "muy buena afinación", destacó el nivel de los solistas y el trabajo de los "actores cantantes", que "cantan muy bien". APUESTA POR LA ZARZUELA Durante su comparecencia ante los medios, Sagi consideró "importantísimo" el hecho de que, "por primera vez", cuatro teatros sumen esfuerzos para coproducir una zarzuela, un género "único y estupendo" que, al contrario de lo que muchos digan, según el director de escena, no es un "género menor". "No hay por qué pensar que lo nuestro siempre es lo peor como dicen algunos", subrayó antes de reiterar que la coproducción ha permitido realizar un montaje "decente" con un presupuesto "decente" del que le atrajo el recuerdo de los años 30, en los que Sorozábal escribió la zarzuela mientras pensaba que aquella revolución bolchevique iba a llegar a España años después. Tras resaltar que la obra era en los 30 testigo de los puñetazos entre el público, Sagi lamentó el hecho de que el teatro Calderón de Valladolid no haga "más lírica", añadió que todas las entidades deberían de "cuidar más" la zarzuela y recordó que, "cada vez más", la gente joven acude a disfrutar de este tipo de montajes. En la misma línea se pronunció Giménez, quien reconoció la existencia de "cierta prevención" de los propios profesionales con el género ya que existen zarzuelas "muy redondas y equilibradas" y otras que recogen fragmentos "mejores y peores" y puso de manifiesto que, en el caso concreto de 'Katiuska', se ha trabajado "con mucho rigor" para aportar un "equilibrio" que el público "agradece", por lo que en estos casos se convierte en un género "magnífico". Asimismo, el director musical alabó a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, a la que calificó de "magnífica" por su rendimiento, su "positiva" actitud y su "interés", especialmente importante en la interpretación de un género que a veces presenta dificultades técnicas a la hora de encontrar el equilibrio entre el volumen de la orquesta y las voces. Por su parte el gerente de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, Enrique Rojas, recordó la vinculación de la orquesta con la ópera y la zarzuela, recuperada tras un año de parón debido a que, señaló, la formación es parte del "tejido cultural" de la ciudad y además para ella el mundo de la lírica es tan importante como el sinfónico, por lo que debe estar en el teatro Calderón "de manera primaria y obligada". Por ello, ratificó, mientras permanezca al frente de la orquesta ésta siempre tendrá el "máximo amor" con la vida lírica del teatro Calderón y de la ciudad, punto en el que ratificó que las salas siempre se llenan cuando se programa zarzuela por lo "sólo hace falta voluntad" por parte de los gestores culturales para su programación. En último término la gerente del teatro Calderón, Mercedes Guillamón, consideró que la 'Katiuska' que desembarcará en el Calderón, cuya interpretación fue grabada en DVD durante su estancia en el Arriaga de Bilbao, es "muy espectacular" y recordó que este género es muy seguido en Valladolid antes de reconocer que entiende que quede "mal sabor de boca" dado que muchos aficionados se quedarán sin poder disfrutar del montaje. LA OBRA Y EL AUTOR 'Katiuska' es una zarzuela en un acto original de Emilio González del Castillo y Manuel Martíalonso con música de Pablo Sorozábal que fue estrenada en el Teatro Victoria de Barcelona el 27 de enero de 1931 y cuya acción transcurre en una posada en las afueras de un pueblo de Ucrania. Por su parte, Pablo Sorozábal (San Sebastián, 1897-Madrid, 1988) fue uno de los "más destacados" autores de obras sinfónicas y del género lírico de la música vasca del siglo XX y comenzó a estudiar Teoría Musical y violín con Alfredo Larrocha en la Academia Municipal de Música de San Sebastián con sólo 17 años. Más tarde, en 1918, acudió a Madrid para tocar con la Orquesta Filarmónica y consiguió una beca para ir a Leipzig (Alemania), donde dirigió alguna formación orquestal como la Gratian Steinweg Orchester en 1923. Posteriormente, sería director de la Orquesta Sinfónica de Madrid entre 1945 y 1952. Entre sus principales y más conocidas obras cabe destacar 'Katiuska, la mujer rusa' (1931, Barcelona), 'Adiós a la bohemia' (1933, Madrid), 'La del manojo de rosas' (1934, Madrid), 'La tabernera del puerto' (1936, Barcelona), 'Black el payaso' (1942, Barcelona) o 'Don Manolito' (1943, Madrid). Asimismo, revisó y rescató, poniéndoles nueva música, obras perdidas del siglo XIX como 'Pan y Toros' de Barbieri o 'Pepita Jiménez' de Albéniz y también creó la banda sonora de 'Marcelino, pan y vino'. Su última obra, finalizada en septiembre de 1988, fue 'Variaciones para quinteto de viento', compuesta cuando el Quinteto de Viento de Pablo Sorozábal donostiarra le pidió permiso para adoptar su nombre aunque murió sin poder estrenar la que él mismo consideró como su mejor obra la ópera: 'Juan José'.