Keith Urban, ya no se siente solo los domingos

LOS ANGELES, 1 (OTR/PRESS) Los domingos eran tristes para Keith Urban, el marido de Nicole Kidman, hasta que se casó en el año 2006. Desde entonces disfruta junto a su mujer de cada día de la semana y por ello decidió 'homenajear' su nueva vida en familia llamando a su hija Sunday Rose, que en inglés significa Domingo rosa. "Siempre he pensado que el domingo es el día más solitario. Cuando no tienes a nadie especial en tu vida el domingo es, en mi caso, el día que más temía de la semana", comenta el cantante en una entrevista en el conocido show de la periodista Ellen DeGeneres. En dicha entrevista el cantante y compositor de música country explica que el domingo "es el día elegido por mucha gente para pasar en familia", pero cuando no tienes "sientes que estás solo". Esa sensación cambió hace casi tres años, cuando decidió pasar por la vicaría para casarse con Kidman y dos años después la felicidad de la pareja culminó con el nacimiento de su primera hija, y también primera hija biológica de Nicole, que con ella veía uno de sus sueños cumplidos. Esta situación llevó a Keith a elegir para la pequeña el nombre de Sunday, según explica en su intervención, recogida por otr/press, en homenaje a la familia y a su significado. Nada le importó a la pareja que la niña naciera un lunes: "ya teníamos decidido el nombre, tampoco esperábamos que naciera un domingo", bromea el cantante, que acaba de sacar nuevo disco. Es una de las primeras veces que el intérprete de country habla de su hija, ya que la pareja es muy celosa de su vida privada. Una vida que disfrutan en Nashville (Tenesse), lugar que escogieron para escapar de Los Angeles y del mundo de las estrellas de Hollywood.