Mañana salen a la venta las entradas para la zarzuela 'Katiuska', que llegará a Valladolid del 25 al 28 de febrero

VALLADOLID, 10 (EUROPA PRESS) Mañana saldrán a la venta las entradas para la zarzuela 'Katiuska', de Pablo Solozábal, que llegará al teatro Calderón de Valladolid del 25 al 28 de febrero en una nueva producción del Teatro Arriaga de Bilbao coproducida con el Calderón de Valladolid, el Campoamor de Oviedo y el Teatro Español de Madrid. Según informaron a Europa Press fuentes del espacio cultural las entradas, cuyos precios oscilan entre los 25 y los 50 euros, se pueden adquirir en las taquillas del teatro en horario de 10.00 a 14.00 horas y de 17.00 a 20.00 horas de lunes a viernes o hasta el comienzo de la representación --los sábados y festivos permanecerá cerrada excepto en días de función--, en el teléfono 902371137 --este servicio tiene recargo-- de 10.00 a 19.00 horas de lunes a viernes y de 10.00 a 14.00 horas los sábados y en la web www.tcalderon.com. Con dirección de Escena y de Escenografía de Emilio Sagi y Daniel Bianco, vestuario de Pepa Ojanguren, iluminación de Eduardo Bravo, coreografía de Nuria Castejón y con la participación de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) y el Coro de Amigos del Teatro Calderón, este coproducción desembarcará en el teatro de Valladolid del 25 al 28 de febrero. 'Katiuska' es una zarzuela en un acto original de Emilio González del Castillo y Manuel Martíalonso con música de Pablo Sorozábal que fue estrenada en el Teatro Victoria de Barcelona el 27 de enero de 1931 y cuya acción transcurre en una posada en las afueras de un pueblo de Ucrania. Los bolcheviques han tomado el poder y gravan con fuertes impuestos a los campesinos y el hambre y la guerra obligan a muchas personas a abandonar el país cuando Pedro Stakof, comisario soviético, llega al pequeño mesón sin identificarse. En el mesón de Boni, un joven posadero atiende a todos con cordialidad y mientras Olaga galantea con Pedro, lo que provoca los celos de Boni, aparece Bruno Brunovich, coronel de los cosacos, que vive en la posada a costa de Boni, su antiguo asistente, y de su tía Tatiana, y Pich, un comerciante catalán representante de una casa de medias, quienes crean una confusión. Por otro lado, el Príncipe Sergio busca refugio en la posada acompañado de Katiuska y la deja al cuidado de Tatiana cuando una tropa de soldados llega buscando bebida y Katiuska, que en ese momento está allí, es acosada por ellos y Stakof defiende a la muchacha y persuade a los soldados para que se vayan. Conocida la identidad de Pedro Stakok, que, como comisario, tiene al misión de cobrar elevados impuestos, los campesinos lo buscan para deshacerse de él y Katiuska lo salva escondiéndolo en su habitación hasta que por la noche Pedro aparece trayendo al Príncipe preso, por lo que Kaituska recrimina su acción, le declara su amor pero le pide que perdone la vida al Príncipe y le permita huir, a lo que el comisario no accede. Por otro lado, el coronel y Pich, indistintamente, proponen a Olga un viaje a París mientras entran soldados y campesinos que traen detenidos a nobles, hombres y mujeres, que descubren que Katiuska es princesa por lo que Pedro concede la libertad tanto al Príncipe como a Katiuska, quien enamorada quiere quedarse con el. EL AUTOR Pablo Sorozábal (San Sebastián, 1897-Madrid, 1988) fue uno de los "más destacados" autores de obras sinfónicas y del género lírico de la música vasca del siglo XX y comenzó a estudiar Teoría Musical y violín con Alfredo Larrocha en la Academia Municipal de Música de San Sebastián con sólo 17 años. Más tarde, en 1918, acudió a Madrid para tocar con la Orquesta Filarmónica y consiguió una beca para ir a Leipzig (Alemania), donde dirigió alguna formación orquestal como la Gratian Steinweg Orchester en 1923. Posteriormente, sería director de la Orquesta Sinfónica de Madrid entre 1945 y 1952. Entre sus principales y más conocidas obras cabe destacar 'Katiuska, la mujer rusa' (1931, Barcelona), 'Adiós a la bohemia' (1933, Madrid), 'La del manojo de rosas' (1934, Madrid), 'La tabernera del puerto' (1936, Barcelona), 'Black el payaso' (1942, Barcelona) o 'Don Manolito' (1943, Madrid). Asimismo, revisó y rescató, poniéndoles nueva música, obras perdidas del siglo XIX como 'Pan y Toros' de Barbieri o 'Pepita Jiménez' de Albéniz y también creó la banda sonora de 'Marcelino, pan y vino'. Su última obra, finalizada en septiembre de 1988, fue 'Variaciones para quinteto de viento', compuesta cuando el Quinteto de Viento de Pablo Sorozábal donostiarra le pidió permiso para adoptar su nombre aunque murió sin poder estrenar la que él mismo consideró como su mejor obra la ópera: 'Juan José'.