Gustavo Dudamel visita por segunda vez el Palau, acompañado de la orquesta juvenil Simón Bolívar de Venezuela

VALENCIA, 19 (EUROPA PRESS)

El director Gustavo Dudamel, quien con tan sólo 28 años se ha convertido en uno de los mayores fenómenos mediáticos de la música clásica, regresará al Palau de la Música el próximo martes, día 21 de abril, al frente de la Orquesta Simón Bolívar de Venezuela. La actuación, que tendrá lugar a las 20.15 horas en la sala Iturbi, ha generado una gran expectación entre el público valenciano, que no deja de demandar localidades para asistir al concierto, según informaron fuentes de la organización en un comunicado.

La nueva visita del maestro venezolano, con la orquesta de jóvenes de su país, se estructurará en torno a un programa con dos partes bien diferenciadas. Por un lado, la velada comenzará con la interpretación de la obra cumbre del compositor Igor Stravinski, 'Consagración de la Primavera'. Esta pieza, estrenada en París en el año 1913, está considerada una de las más revolucionarias y trascendentales por sus innovaciones en armonía, ritmo y timbre.

En la segunda parte, los músicos presentarán tres piezas de compositores venezolanos. Con 'Mediodía en el Llano', de Antonio Estévez, el oyente se sumergirá en plena pradera venezolana de la mano de una melodía inspirada en la tierra. Posteriormente, la obra 'Sensemayá', escrita en 1938 por Silvestre Revueltas, remitirá al poema de Nicolás Guillén en el que está inspirado ('Sesemayá', canto para matar a una culebra), a través de su riqueza tímbrica y su recuerdo por los ritos ancestrales. El concierto concluirá con la interpretación de 'Santa Cruz de Pacairigua', una composición con la que Evencio Castellanos ganó el Premio Nacional de Música en 1954. La obra está escrita en homenaje a Guatire, el pueblo natal de su maestro Vicente Emilio Sojo, y es una suite orquestal que comienza celebrando la colorida fiesta de San Pedro.

Precisamente, Dudamel es la cara visible del Sistema de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, que recientemente ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias en reconocimiento a su valor educativo. En su debut en el auditorio, el pasado 28 de octubre, junto a la Sinfónica de Gotemburgo, el maestro ya dejó claro su gran apoyo a esta iniciativa musical, que definió como "un impulso y un empujón para continuar el camino iniciado". "Nuestro lema es tocar y luchar. Yo comencé con 4 años y el sistema me dio una vida en la música para alejarme de los flagelos de la sociedad", explicó el compositor, quien además añadió que ya son "más de 300.000 jóvenes los que han podido disfrutar de esta oportunidad".

ORQUESTAS JUVENILES DE VENEZUELA

La Orquesta Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar fue fundada por José Antonio Abreu y un nutrido grupo de músicos, que se inspiraron en los ideales del revolucionario polítco. Compuesta por más de 200 músicos de entre 14 y 27 años, se puede considerar el buque insignia del programa académico del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (FESNOJIV), que cuenta con más de 250.000 miembros en todo el país. El 75 por ciento de los niños que participan en él viven por debajo del índice de pobreza.

La organización se divide en un sistema de orquestas preescolares (entre 4 y 6 años), más de 90 orquestas infantiles (entre 7 y 16 años), 130 orquestas juveniles (entre 16 y 20 años) y más de 30 orquestas sinfónicas profesionales adultas. Asimismo, el FESNOJIV cuenta con más de 15.0000 profesores de música, que proporciona formación en fabricación de instrumentos, gestión culturas y nuevos medios entre otros muchos campos.

El programa permite que los músicos exploren todo un repertorio, mediante clases magistrales y conciertos, con la participación de solistas de las principales orquestas e instituciones artísticas del mundo. Entre sus colaboradores se encuentran la Filarmónica de Berlín, la Academia Sibelius en Finlandia, la Bachakademie en Stuttgart o el New England Conservatory en Boston. Del mismo modo, la orquesta colabora con directores como Rattle o Abbado, y durante seis meses al año la dirige Dudamel.

GUSTAVO DUDAMEL

En poco tiempo, Gustavo Dudamel se ha convertido en digno heredero de batutas como las de Claudio Abbado, Daniel Barenboim o Simon Rattle. A esto han contribuido sus actuaciones al frente de las orquestas venezolanas, su titularidad como director de la Sinfónica de Goteborg, la sustitución que realiza de Esa Pekka en la Filarmónica de los Ángeles, así como su participación en las mejores orquestas del mundo -en esta temporada actuará con la Staatskapelle Berlín, la Orquesta Sinfónica de Chicago, la Filarmónica de Nueva York, la Philharmonia y con la Orquesta Filarmónica de Berlín, entre otras-. Comparte con los grandes directores venezolanos, además de talento y una enorme pasión, el compromiso de servirse de la música para acercarse a los problemas sociales entre los más jóvenes.

Dudamel ingresó a los cinco años en una de las orquestas del Sistema de Orquesta Juveniles e Infantiles de Venezuela, como la que dirigirá el próximo martes en el Palau. Precisamente José Antonio Abreu, le propuso convertirse en director de la orquesta infantil con tan sólo dieciséis años. Posteriormente, el joven se trasladaría a Caracas para continuar con su formación, pero su carrera internacional no despegaría hasta erigirse ganador del Concurso Internacional 'Gustav Mahler' en su edición de 2004. Al año siguiente llegaron los contratos internacionales: ha actuado en el Festival de Lucerna con la Filarmónica de Viena, ha dirigido 'Don Giovanni' en el foso de la Scala de Milán o ha tocado ante Benedicto XVI con motivo de las celebraciones por su 80 aniversario, además de realizar otras muchas actuaciones de prestigio.