Los 'malos rollos' del espectáculo

LOS ANGELES, 22 (OTR/PRESS)

'Las apariencias engañan', como dice el refrán, en el mundo del espectáculo. Aquellos que parecen tan amigos esconden tras bambalinas una mala relación que, en muchos casos, ha provocado la ruptura de un grupo musical o, incluso, el fin de una serie televisiva. Casos como éstos son los protagonizados por los miembros de 'Take That', el dúo Simon and Garfunkel, las actrices de 'Sexo en nueva York' Sarah Jessica Parker y Kim Catrall o los mismísimos Paul McCartney y John Lennon.

Es muy difícil que dos hombres con auténtico talento intenten estar al frente de un 'supergrupo'. McCartney y Lennon intentaron liderar los 'Beatles' basándose en la sólida amistad con la que se iniciaron en el grupo, sin embargo la fama trajo las tensiones y los enfados. En 1970 las plumas de ambos músicos dejaron de escribir canciones y su mala relación terminó por diluir a la banda que tantos éxitos dio al mundo. Después de la disolución, dicen los rumores que la canción de McCartney 'How Can You Sleep?' está dedicada a Lennon y del mismo modo 'Imagine' lleva dardos envenenados dirigidos su ex compañero. Esta enemistad perduró hasta poco antes de la muerte de Lennon en 1980.

Parece que la mala relación entre compañeros de grupo musical es todo un clásico y también ocurre cuando en el escenario son sólo dos. Los componentes de 'Simon and Garfunkel' eran amigos desde niños pero el dinero los separó. El principal problema fue uno de sus principales éxitos 'Puentes sobre aguas turbulentas', escrita por Simon. Al parecer, cuando la melodía comenzó a ofrecer altas ganancias al compositor, Garfunkel reclamó su parte de los beneficios por derechos de autor, algo a lo que Simon se negó.

'PROBLEMAS EN NUEVA YORK'

Pero no sólo el mundo de la música está lleno de problemas. Es habitual que una serie se cancele o que algún personaje decida marcharse de la misma por las malas relaciones entre los actores. Ésto es lo que ocurrió con la serie 'Sexo en Nueva York' que precipitó su final porque la intérprete de Samantha, Kim Catrall, exigió el mismo sueldo que la indiscutible protagonista Carrie Bradshaw, interpretada por Sarah Jessica Parker.

Esta presión de Catrall provocó un mal ambiente en el equipo y entre las dos actrices, que estuvieron a punto de llegar a las manos después de que Kim se llevara del guardarropa unos tacones rojos que pertenecían al personaje de Carrie, explica Kristin Davis, que interpreta a Charlotte en la serie. Esta mala relación se suavizó el pasado año, durante el rodaje de 'Sexo en Nueva York. La película'. "Ambas sabían que era un proyecto importante, tanto económicamente como de promoción para ellas", explicó Davis, por lo que decidieron aparcar sus diferencias.

HILTON VS. RITCHIE

Otro programa televisivo que terminó por la declarada enemistad entre sus protagonistas fue 'The real life'. Se trata de un reallity show que Paris Hilton, hija del magnate hotelero, y Nicole Ritchie, hija adoptiva del cantante Lionel Ritchie, protagonizaban. Sin embargo en la quinta temporada del mismo Paris decidió que ya no quería a Ritchie como compañera de espectáculo, sino a Kimberly Stewart, hija del cantante Rod Stewart.

Estas declaraciones de Hilton no sentaron nada bien a Nicole que decidió decidió cortar relaciones con la que hasta ese momento era su mejor amiga. El programa se canceló y los medios se hicieron eco, por capítulos, de su enfado, que terminó hace unos años, aunque ambas chicas ya no sean tan uña y carne como antes.