Un grupo mexicano y otro chileno revolucionan primer día del festival de Viña

  • Viña del Mar (Chile), 24 feb (EFE).- El trío mexicano Camila y la banda chilena La Noche revolucionaron la noche inaugural del quincuagésimo Festival de la Canción de Viña del Mar con ritmos poco similares, aunque igual de efectivos.

Un grupo mexicano y otro chileno revolucionan primer día del festival de Viña

Un grupo mexicano y otro chileno revolucionan primer día del festival de Viña

Viña del Mar (Chile), 24 feb (EFE).- El trío mexicano Camila y la banda chilena La Noche revolucionaron la noche inaugural del quincuagésimo Festival de la Canción de Viña del Mar con ritmos poco similares, aunque igual de efectivos.

Tras la actuación del cantautor español Joan Manuel Serrat, los mexicanos emocionaron a las más de 15.000 personas de la Quinta Vergara, donde se celebra el certamen internacional, con sus baladas y los chilenos se encargaron de animarlas gracias a sus notas tropicales.

El trío mexicano, formado por Mario Domm, Samo y Pablo Hurtado, consiguió desatar la pasión y llenar de puro romanticismo al público de la ciudad balneario, que los premió con una antorcha de plata, otra de oro y el máximo trofeo del festival viñamarino, la gaviota de plata.

Mario, el pianista y compositor del grupo, compaginó los teclados con diversos paseos por la pasarela que rodea el escenario, desde donde sedujo directamente a las mujeres que no dejaron de corear sus letras desde la primera canción.

A su lado, el cantante Samo lució una camiseta rotulada con un "I love Viña", tirantes y un sombrero de fieltro, y el tímido Pablo Hurtado se mantuvo en un segundo plano, vestido con camisa blanca y americana, y armado con su guitarra.

Con un espectáculo inicialmente corto, de unos 40 minutos, los jóvenes músicos repasaron casi todos los temas de su único disco "Todo cambió", acompañados por un bajo y un batería.

Al ritmo de "Abrázame", el fenómeno juvenil latinoamericano logró levantar todas las manos del popular público, apodado el 'monstruo', que inundó el recinto de gritos y pancartas, y se negó a aceptar el final de su espectáculo en varias ocasiones.

"Es el mejor público del mundo" afirmaron los integrantes del grupo ante un estadio rendido a sus encantos en la que calificaron como "la noche más emocionante de Camila".

En su última aparición, Samo y Mario acabaron de conquistar las últimas miradas dubitativas con dos banderas, una chilena y otra mexicana, atadas por un nudo, que pasearon por la tarima iluminada.

A petición del presentador, Felipe Camiroaga, los de México interpretaron su popular balada "El coleccionista de canciones", con la que finalizaron su primera actuación en el festival de la Ciudad Jardín con gran éxito.

Camila se despidió al son de los aplausos de un público satisfecho, y prometió volver en la próxima edición.

En medio de ese ambiente encendido, la banda chilena La Noche, uno de los grupos revelación del país, tuvo la difícil tarea de cerrar la primera noche del certamen.

Por ello, empezaron entonando su canción más conocida, "Que nadie se entere", que mantuvo en pie a todos los espectadores que llenaban las gradas del recinto.

Acompañado por siete músicos, el vocalista, Leo Rey, apareció sobre el escenario vestido con pantalón y camisa negros de satén y un chaleco granate, siempre con sus habituales gafas de sol pese a que eran las tantas de la madrugada.

Los chilenos interpretaron algunos temas de su último trabajo, "En tu cuarto", con el que ya han conseguido un doble disco de platino gracias a las 30.000 copias vendidas en 2008.

Tampoco faltaron algunas de sus canciones más coreadas, como "Ella te fue infiel", "Como la lluvia", "Amor sobre cuatro ruedas", todas de su penúltimo trabajo, titulado "Amor entre sábanas".

Las letras picantes y descaradas de los chilenos pusieron el cierre a la primera noche del certamen musical, que tuvo actuaciones para todos los gustos.