AC/DC hace retumbar su campana del infierno en Barcelona

AC/DC hace retumbar su campana del infierno en Barcelona

AC/DC hace retumbar su campana del infierno en Barcelona

BARCELONA, 31 (EUROPA PRESS) El grupo australiano AC/DC hizo retumbar esta noche su campana del infierno en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante unos 18.000 fans, recuperando sus grandes éxitos y tocando algunas de las canciones de su último disco, 'Black Ice', en el primer concierto que la banda ofrece tras nueve años sin pasar por España. Tras un vídeo palpitante en el que dos rubias pechugonas trataban de embaucar al conductor del tren, un Agnus Young algo diabólico, para que frenase, la locomotora se estrelló en el escenario y ahí aparecieron Brian Johnson desgañitándose y Agnus Young luciendo pantorrillas de colegial, entre fuegos artificiales, llamaradas y los gritos histéricos de sus fans. Entonces arrancó el 'Rock and roll train' de los australianos -primer single del nuevo disco, 'Black ice'--, y no hubo quien lo parase: entre el equipaje, grandes éxitos infalibles como 'Back in black', 'Thunderstruck' y 'You shook me all night long', y poquísimas canciones del último álbum, por aquello de tener una excusa para volver en concierto pero dejando satisfecho al público, que se pirra por sus himnos. Angus Young, que cumplió hoy 55 años sobre el escenario barcelonés, correteó por él con toda su conocida variedad de gestos: que si la oca hacia adelante, que si el pasito y la patada al aire, que si los cuernos... Envidiable forma física la del eterno colegial que comparte Johnson, que no se cansó de buscar el calor del público por la pasarela. STRIPTEASE EN EL SANT JORDI Y si alguien aún dudaba de que Angus Young sigue teniendo el tipo de un chaval, para ellos fue un 'striptease' casi integral en el que mostró las letras de AC/DC bordadas en el trasero de sus gallumbos, para luego seguir tocando el 'riff' de 'The Jack' como si tal cosa. Y Johnson, que no quería quedarse atrás, se colgó de la campana que apareció en medio del escenario con los primeros acordes de 'Hells bells'. 'T.N.T.', 'Whole Lotta Rosie' y 'Let there be rock' fueron la traca final del concierto para el que AC/DC aún se guardaba dos ases en la manga: 'Highway to hell' y 'For those about to rock (we salute you)'. Remate de un 'show' en el que tienen tanto gancho las canciones como el espectáculo y el 'merchandising', porque no fueron pocos los que pagaron 10 euros por ataviarse con unos cuernos rojos y luminosos con los que entonar aquello de: "Pues el infierno no es un mal sitio donde vivir". El 2 de abril AC/DC actuará en el Palacio de Deportes de Madrid y el 4 en el Bizkaia Arena de Bilbao, pero los fans que se quedaron sin entrada para estos conciertos -se acabaron en pocas horas-- pueden verlo en junio en una gira de grandes estadios: el 5 en el Vicente Calderón de Madrid y el 7 en el Estadi Olímpic de Barcelona.