La "locomotora" AC/DC pone a toda máquina a 16.000 fans en Barakaldo

  • Barakaldo (Vizcaya), 5 abr (EFE).- El grupo australiano AC/DC ha hecho disfrutar a toda máquina, con su potente "locomotora" de hard rock, a las más de 16.000 personas que han abarrotado esta noche el pabellón Bizkaia Arena, en Barakaldo.

La "locomotora" AC/DC pone a toda máquina a 16.000 fans en Barakaldo

La "locomotora" AC/DC pone a toda máquina a 16.000 fans en Barakaldo

Barakaldo (Vizcaya), 5 abr (EFE).- El grupo australiano AC/DC ha hecho disfrutar a toda máquina, con su potente "locomotora" de hard rock, a las más de 16.000 personas que han abarrotado esta noche el pabellón Bizkaia Arena, en Barakaldo.

Durante casi dos horas de concierto y en medio de un efectista espectáculo visual, la banda de los hermanos Young ha entusiasmado a sus fans con buena parte de sus canciones más clásicas, incluidas algunas de las primeras grabaciones del grupo hace 35 años, y unas cuantas piezas del último disco, "Black Ice" (2008).

Precisamente con un corte de aire "ferroviario" de este álbum, "Rock'n Roll Train", el quinteto ha iniciado su actuación, en un impresionante escenario decorado con una máquina de tren de tamaño natural y dotado con una potencia de 500.000 vatios de luz y 200.000 de sonido.

Angus Young (guitarra solista), Brian Johnson (voz), Malcolm Young (guitarra rítmica), Cliff Williams (bajo) y Phil Rudd (batería) han ofrecido muy pronto uno de los grandes éxitos del grupo, "Back in black", título del más alabado disco de la formación australiana.

Coros continuos, brazos en alto y brincos de la afición han acompañado todo el concierto, que AC/DC ha seguido -ciñéndose siempre al listado de canciones y al milimetrado guión de la actual gira- con temas como "Big jack", "Dirty deeds done dirt cheap" y "Thunderstruck", hasta llegar a "The jack", con Angus Young despojándose de su característico uniforme de colegial y exhibiéndose siempre en los trastes de su guitarra Gibson SG negra.

La banda ha reafirmado ante sus seguidores que conserva con vigor su sencillo y a la vez contundente rock de abierta raíz blues, construido con los pegadizos 'riffs' y 'pegajosos' punteos de Angus, la voz aguda de Brian y la rotunda base rítmica que proporciona el resto del grupo.

Mediado el concierto, una campana ha bajado del techo del pabellón para anunciar que comenzaba "Hell's bells", otro de los grandes 'hits' del grupo, al que han sucedido composiciones con pegada como "Shoot to thrill" y "War machine".

Así se ha dado paso a un impactante tramo en el que el grupo ha encadenado los clásicos "You shook me all night long", "TNT" con llamaradas incluidas, la señera "Whole lotta Rosie" con muñeca hinchable gigante presidiendo el escenario, y "Let there be rock", con Angus Young tocando desde una plataforma elevada y desde el suelo.

Como fin de fiesta, la legión roquera ha coreado a voz en grito la canción-insignia de AC/DC: "Highway to hell", antes de acabar la velada con el "saludo" de la banda a su afición, a cañonazo limpio, en "For those about to rock (We Salute You)".

De esta forma ha concluido el concierto que ha supuesto el regreso del grupo al País Vasco 25 años después de su última actuación, en San Sebastián en 1984.

Ha sido la tercera y última función, después de las ofrecidas esta semana en Madrid y Barcelona, de la actual fase de la gira del grupo en España, a donde regresará en junio -estadios Vicente Calderón madrileño y Olímpico barcelonés- antes de terminar su periplo el día 30 de ese mes en Glasgow, una vez completados unos cincuenta conciertos desde febrero de 2009.