Woodstock busca la redención 40 años después

Woodstock busca la redención 40 años después

Woodstock busca la redención 40 años después

LOS ANGELES, 24 (EUROPA PRESS) En agosto de este año se cumplirá el 40 aniversario del legendario festival de Woodstock de 1969. Un evento que con el paso de los años se alejó de sus raíces hasta convertirse en el espectáculo comercial de 1999, que terminó con graves revueltas y varias denuncias por violación. Ahora, cuatro décadas más tarde, uno de los organizadores del Woodstock original, quiere recuperar aquel espíritu de 'peace & love' que alumbró la primera cita. En algún momento pasadas las nueve de la mañana del lunes 18 de agosto de 1969, cuando el Woodstock llegaba a su fin, Jimmy Hendrix tomó su guitarra y convirtió el himno estadounidense, ('The star spangled banner') en un símbolo contra la guerra de Vietnam. Dos noches antes, The Who alcanzaba la fama en Estados Unidos con un directo que muchos años más tarde Pete Townshend definiría como "horrible". Fueron tres noches, del 15 al 17 de agosto de 1969, que pasaron a la historia de la música con actuaciones de estrellas como Santana, Joe Cocker, Crosby, Still, Nash & Young, Janis Joplin. Woodstock se celebró en una granja cerca de la localidad de Bethel, en el Estado de Nueva York y, ante el éxito logrado -se calcula que hasta un millón de asistentes- los organizadores trataron de repetir la experiencia. Se organizó un décimo aniversario en el Madison Square Garden de Nueva York en 1979 con menos relumbrón que el original, hubo un Woodstock espontáneo en 1989 en Bethel, el realizado para conmemorar el 25 aniversario (1994) bajo el lema 'Dos días más de paz, amor y música' acabó con cuatro muertos por ahogamiento durante la actuación de Green Day y el de 1999 fue un auténtico caos. Centenares de agentes de policías tuvieron que acudir a sofocar las revueltas que se produjeron en algún momento del festival y la prensa del momento habla de violaciones consumadas entre la multitud durante alguna actuación. Con el lema de 'peace & love' barrido, el espíritu hippie arrollado por las numerosas marcas presentes y unos elevadísimos precios, el Woodstock 99 parecía el triste fin de una leyenda. BUSCANDO LA REDENCIÓN Sin embargo, Michael Lang, uno de los organizadores del evento original y artífice de las ediciones del 94 y el 99, quiere redimir el nombre de Woodstock montando una nueva edición, esta vez por el 40 aniversario. Su idea es montar un festival 'verde' y totalmente gratuito, para lo cual, asegura, sólo necesita conseguir en las próximas tres semanas 10 millones de dólares (7,3 millones de euros). Según informaciones del diario británico 'The Times' recogidas por Europa Press, Lang, que ha asistido al South by Southwest en Austin (Texas), quiere incluir en el cartel a al menos cuatro artistas que actuaron en el 69: The Who, Santanta, Crosby, Still & Nash y Joe Cocker. Especula también sobre la posibilidad de conseguir a la Dave Matthews Band y los Red Hot Chili Peppers, que actuaron en las ediciones del 94 y del 99. Dado que algunas opiniones consideran que parte de la culpa de los incidentes de 1999 se produjeron por culpa de la perversión del concepto de Woodstock original, Lang quiere que Woodstock vuelva a sus raíces en el 40 aniversario. "Creo que lo que pasó en 1999 fue debido a los tiempos y la música que contratamos. Había mucho enfado en torno a bandas como Limp Bizkit y Korn que eran mucho más heavy que lo que me habría gustado", señala. "Se convirtió más en un evento de la MTV que en Woodstock y esa es una lección aprendida. Esta vez iremos a por bandas con más conciencia social", señala Michael Lang entonando el mea culpa, aunque en cualquier caso deja claro que el 40 aniversario tendrá que contar con una importante presencia de patrocinadores. Aún así, se muestra optimista y parece confiado en limpiar el nombre del legendario festival. "Creo que cuando la gente piensa en Woodstock no piensa en la edición del 99 o del 94, piensan en el evento de 1969", sentencia el organizador, que reveló que incluso se está planteando organizar un festival de dimensiones similares en el aeropuerto Tempelhof de Berlin, clausurado recientemente.