Andorra y Portugal evitan que Soraya quede última en Eurovision


La cantante española Soraya Arnelas quedó en penúltimo lugar en el 54º Festival de Eurovisión celebrado en Moscú. Soraya obtuvo 23 votos, que le otorgaron Andorra (12), Portugal (7), Suiza (3) y Grecia (1). La artista cacereña, de 26 años y natural de Valencia de Alcántara, participaba con el tema La noche es para mí.

España  sólo pudo superar en puntos al representante finlandés, último, y empatar con Lituania en la clasificación. Soraya, que cerró el turno de las actuaciones de los 25 finalistas, derrochó energía y sentimiento sobre el escenario, acompañada de dos bailarines rusos y tres voces femeninas. La extremeña salió al escenario con un traje diseñado por Juan Pedro López que tiene 10.000 incrustaciones de cristal.

El cantante noruego de origen bielorruso Alexander Rybak, de 23 años, ganó el Festival con la canción Fairytale, que recibió 387 votos. Votaban en total 42 países, tanto los 25 que accedieron a la final como los 17 que quedaron eliminados en las semifinales. “Sois el mejor público del mundo”, agradeció Rybak antes de interpretar por segunda vez, ya como ganador de Eurovisión 2009, la canción que le dio la victoria.

Esta es la tercera ocasión en que Noruega gana el Festival, pues ya lo hizo en 1985 con Bobbysocks y la canción La Det Swinge y en 1995 con Secret Garden y el tema Nocturne. La ganadora de Miss Mundo 2008, la rusa Kseniya Sukhinova -rostro oficial de Eurovisión 2009-, fue la encargada de entregar el Micrófono de Cristal, máximo galardón de este concurso de la canción. Por primera vez, el público y un jurado elegían a medias al ganador.

Los habitantes de Valencia de Alcántara se preparaban horas antes del comienzo de la gala para vivir su peculiar festival. Desde hace días proliferaban por el pueblo, de poco más de 6.000 habitantes y fronterizo con Portugal, todo tipo de pancartas en apoyo a la ex concursante de Operación Triunfo. El Ayuntamiento, que considera a Soraya su “mejor embajadora”, instaló a las puertas del Consistorio una pantalla gigante para seguir la retransmisión televisiva del festival, además de un enorme cartel de la que es ya su vecina más internacional.