El Lincoln Center de Nueva York cumple 50 años como referente de las artes escénicas

  • Nueva York, 11 may (EFE).- El Lincoln Center de Nueva York, uno de los mayores centros de artes escénicas del mundo, cumple medio siglo de una prolífica vida y lo celebra desde hoy con una serie de actividades que se prolongarán durante todo el año.

El Lincoln Center de Nueva York cumple 50 años como referente de las artes escénicas

El Lincoln Center de Nueva York cumple 50 años como referente de las artes escénicas

Nueva York, 11 may (EFE).- El Lincoln Center de Nueva York, uno de los mayores centros de artes escénicas del mundo, cumple medio siglo de una prolífica vida y lo celebra desde hoy con una serie de actividades que se prolongarán durante todo el año.

Esta semana hará 50 años que el entonces presidente de EE.UU., Dwight Eisenhower, tomó una pala y, en el cruce de la avenida Columbus con la calle 64 de Manhattan, comenzó simbólicamente los trabajos para levantar el que estaba llamado a ser el primer gran complejo cultural del país.

Desde su creación, el Lincoln Center impulsó el desarrollo y hasta confirió una idiosincrasia especial al hoy prestigioso barrio del Upper West Side de Manhattan.

También sirvió de catalizador artístico de Nueva York y terminó por convertirse en el principal centro de artes escénicas del mundo, según sus gestores.

Sirve de sede de doce organizaciones, entre ellas la Metropolitan Opera, el Ballet de la Ciudad de Nueva York, la Film Society, el Centro Lincoln de Jazz, la Filarmónica de Nueva York y la Biblioteca Pública de Nueva York para las Artes Escénicas.

En reconocimiento a su aportación a la vida cultural de la ciudad, el Empire State Building se iluminará hoy de magenta y naranja, los dos colores elegidos por el Lincoln Center para conmemorar su 50 aniversario.

La gran ceremonia conmemorativa tuvo lugar en el Alice Tully Hall, reabierto en febrero tras una remodelación de casi dos años a un costo de 159 millones de dólares, y donde grandes figuras de la música rindieron su homenaje a esta institución.

Así, intervinieron el violinista Itzhak Perlman, la legendaria figura del jazz Wynton Marsalis, la Orquesta de la Escuela Juilliard y la actriz y cantante Audra McDonald.

Entre los invitados se encontraban el alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, y el filántropo David Rockefeller, hermano de John Rockefeller, uno de los principales impulsores de la campaña que permitió la creación del centro.

El gobernador del Estado de Nueva York, David Paterson, quien también acudió a la celebración, defendió que "Nueva York es la capital cultural del mundo y el Lincoln Center personifica lo mejor que tienen que ofrecer nuestra ciudad y nuestro estado".

En su opinión, "es más que un centro de artes escénicas, ya que ha servido por muchos años de motor económico de Nueva York y de modelo para otras instituciones culturales del país".

El senador demócrata Charles Schumer, otro de los invitados, añadió que esta institución "ha contribuido a la cultura de Nueva York y de EE.UU, como ningún otro centro de artes escénicas del país".

La actuación más emotiva fue la de la Filarmónica de Nueva York, la orquesta más antigua del país, que tocó "Fanfarria para el hombre común", del compositor estadounidense Aaron Copland, la misma que sonó bajo la dirección de Leonard Bernstein el 14 de mayo de 1959, cuando Eisenhower comenzó la construcción del Lincoln.

Medio siglo después de su nacimiento, esta institución se encuentra inmersa en un proceso de remodelación que, con un presupuesto de unos 1.200 millones de dólares, le permitirá crecer en tamaño y oferta cultural.

Según su presidente, Reynold Levy, "el Lincoln Center está en un momento de profunda transformación, tanto artística como institucionalmente".

"No sólo porque estamos renovando nuestros salones y mejorando nuestros espacios públicos, sino porque estamos reconsiderando el concepto de lo que puede ser un centro de artes escénicas en el mundo de hoy en día", añadió Levy.

Su director, Frank Bennack, añadió que "desde su fundación, el Lincoln Center ha servido a decenas de millones de personas y pronto su campus renovado atraerá aún a más visitantes y les animará a venir más a menudo y quedarse por más tiempo".

Además, a partir de septiembre de 2010, y durante al menos cinco años, este centro albergará la Semana de la Moda de Nueva York, que desde 1993 se celebraba dos veces al año en el Bryant Park, junto a la Biblioteca Pública de Nueva York.