Fans de U2 esperan hasta 30 horas para comprar las entradas para el segundo concierto en Barcelona

  • Barcelona, 31 mar (EFE).- Las entradas para el segundo y último concierto que la banda irlandesa U2 ofrecerá en Barcelona el próximo 2 de julio se están vendiendo a gran ritmo y, en tan solo tres horas, han sido adquiridas hoy más de 69.000 por seguidores de este grupo que han hecho hasta 30 horas de cola para conseguirlas.

Fans de U2 esperan hasta 30 horas para comprar las entradas para el segundo concierto en Barcelona

Fans de U2 esperan hasta 30 horas para comprar las entradas para el segundo concierto en Barcelona

Barcelona, 31 mar (EFE).- Las entradas para el segundo y último concierto que la banda irlandesa U2 ofrecerá en Barcelona el próximo 2 de julio se están vendiendo a gran ritmo y, en tan solo tres horas, han sido adquiridas hoy más de 69.000 por seguidores de este grupo que han hecho hasta 30 horas de cola para conseguirlas.

Las promotoras del concierto, Doctor Music y Live Nation, han informado, en un comunicado, de que se habían vendido un total de 69.350 entradas a las 13.00 horas, tres horas después de abrirse los puntos de venta habituales de la red Tick Tack Ticket y el teléfono y la dirección de Internet habilitados.

El precio de las entradas es de 150, 85, 65 y 30 euros para las de asiento reservado, y 55 euros para las entradas de pista.

Las 90.000 entradas para el primer concierto que la banda irlandesa, que tendrá lugar también en el Camp Nou el próximo 30 de junio, se agotaron en 54 minutos.

La velocidad con la que se vendió todo el aforo el pasado 25 de marzo ha convertido el inicio de gira de U2 en el que más rápido ha agotado sus entradas en la historia de la música pop-rock de España, según informó Live Nation.

En el caso del segundo concierto de Barcelona, los seguidores de U2 han hecho hasta 30 horas de colas para asegurarse una entrada.

Raquel, de origen brasileño, y Benjamín, nacido en México, son dos de las personas que han obtenido hoy las primeras entradas para el concierto del 2 de julio.

Las personas que han guardado colas durante horas y horas llevaban consigo sacos de dormir, paraguas y mantas, entre otros utensilios que les han permitido pasar lo más cómodamente posible las horas de espera.