Franco de Vita encandila al público quiteño siempre fiel a "la verdad"

  • Quito, 9 may (EFE).- El cantautor venezolano Franco de Vita ofreció en Quito un concierto en el que consiguió encandilar al público de la capital ecuatoriana con un repertorio cargado de sinceridad, como cuenta en su último álbum, "Simplemente la verdad".

Quito, 9 may (EFE).- El cantautor venezolano Franco de Vita ofreció en Quito un concierto en el que consiguió encandilar al público de la capital ecuatoriana con un repertorio cargado de sinceridad, como cuenta en su último álbum, "Simplemente la verdad".

Precisamente con la canción que da nombre a su reciente trabajo de estudio y a la gira mundial que le ha traído por Latinoamérica dio inicio a la velada, celebrada en el Coliseo Rumiñahui.

Botas camperas, pantalón y chaqueta negra a lo rockero clásico, un "¡muy buenas noches, Quito, bienvenidos!" y de Vita ya tenía en el bolsillo al entregado público quiteño desde la primera nota.

Son 25 años de trayectoria musical que el cantante venezolano sabe como exprimir, con una selección de sus mejores éxitos combinada con sus nuevos trabajos, aunque abundaron los clásicos, consciente de que era eso lo que esperaba su audiencia.

Así arrancó con las celebradas "Louis", "Tú de qué vas" y "Cálido y frío", con las que de Vita pudo darse pronto cuenta de que el público le iba a cantar absolutamente todo.

Siguió el que fuera el primer sencillo de "Simplemente la verdad", la exitosa "Mi sueño", para luego dar paso a una canción reivindicativa del que calificó como "orgullo latino".

Durante todo el concierto una pantalla gigante situada de fondo del escenario acompañó la música con imágenes representativas de las letras, e incluso algunas estilo karaoke, para que el público pudiera seguir las palabras cantadas.

Uno de los momentos más emotivos de la velada llegó con la famosísima "Te amo", un tema de su tercer álbum que se ha convertido, con los años en todo un himno.

"Son esos coros, gritos, aplausos, lo que nos hace más fácil hacer lo que hacemos -declaró un visiblemente emocionado de Vita-, y eso nos invita a hacer lo mejor que podamos para hacerles felices", aseguró a modo de introducción del "Te amo".

El público cantó el estribillo entero "a capella", y el cantautor no pudo más que observar pasmado y dejarse llevar ante tal entrega, que por el modo en que lo contemplaba se adivinaba inesperada.

Llegó la sorpresa al medio del concierto con la invitación al escenario de dos músicos ecuatorianos: Daniel Betancourt -que tenía que hacer de telonero- y Juan Fernando Velasco, y cada uno de ellos interpretó un tema propio antes de acompañar a tres voces a Franco de Vita con su canción "Si la ves".

Consciente de que era imposible tocar en una noche todos los éxitos que esperaban cantar sus seguidores, el venezolano optó por juntar en un "pupurri" de veinte minutos temas como "Será", "Contra viento y marea" o "Sólo me importas tú", cantada también casi entera a una sola voz por la audiencia.

"Te veo venir soledad" precedió a una de las canciones de Franco de Vita que llegan más, "No Basta", con la que aprovechó para advertir de que "si sabemos amar a nuestros niños vamos a tener un mundo mejor", y así se despidió.

Llegó la esperada tanda de "bises", cuando reapareció al escenario con "No hay cielo", que precedió a la cantadísima "Un buen perdedor", con un de Vita emocionado: "No me canten así que estoy muy sensible".

"Quito, tú sabes que no te puedo olvidar porque cada vez que vengo me sabe a gloria y nada más", se despidió cantando el cantautor. "Hasta la próxima, Quito, y que sea pronto", fueron sus palabras.

Franco de Vita, con más de 20 millones de discos vendidos y medio lustro de carrera musical, estará mañana en Cuenca, luego de sus conciertos de hoy en Quito y ayer en Guayaquil, en su visita a Ecuador dentro de su gira "Simplemente la verdad".