Gary Moore dice que disfruta "del escenario tanto como en los ochenta"

  • Madrid, 8 may (EFE).- Gary Moore inicia mañana en Pamplona una gira en la que mostrará que el blues, la primera música que le "impresionó", sigue apoderándose de su alma rockera y de su guitarra y que ahora, con 57 años, disfruta de los conciertos "tanto como en los ochenta".

Gary Moore dice que disfruta "del escenario tanto como en los ochenta"

Gary Moore dice que disfruta "del escenario tanto como en los ochenta"

Madrid, 8 may (EFE).- Gary Moore inicia mañana en Pamplona una gira en la que mostrará que el blues, la primera música que le "impresionó", sigue apoderándose de su alma rockera y de su guitarra y que ahora, con 57 años, disfruta de los conciertos "tanto como en los ochenta".

"Es como entrar en un mundo diferente, irreal, en Disneyland, como si fuera un sueño en el que alguien coge tu cuerpo y toca por ti", explica, en una entrevista telefónica con EFE, este veterano guitarrista de Belfast.

"Bad for you baby" es el título de su último disco, publicado el pasado otoño, y el trabajo que le ha impulsado a una nueva gira que llega ahora a España, un país en el que le gusta tocar porque el público "es loco, muestra que aprecia la guitarra" y da sorpresas como la que le dio una chica el año pasado, que subió al escenario y le plantó un beso en la boca. "Eso no pasaría en la mayoría de los países".

Su gira en España empezará el sábado en Pamplona, y seguirá el día 11 en Santiago de Compostela; el 13 en Salamanca; el 14 en Bilbao; el 16 en Granada; el 17 en Valencia; el 20 en Madrid -donde actuará dentro del I Festival Guitarra Madrid- y el 21 en Barcelona.

Gary Moore tiene una larga carrera en el rock and roll que inició en los setenta, impulsado por su obsesión por la guitarra y su admiración por músicos como Jimi Hemdrix, John Mayall o Peter Green o Mick Taylor.

Pasó por varias bandas, incluida un breve periodo con Thin Lizzy, que en los ochenta le hicieron explorar el rock duro, un género que ahora no significa "nada" para él.

"Si eras guitarrista en los ochenta y querías tener una carrera tenías que tocar rock duro, era así. Al final de los ochenta descubrí que no pertenecía a ese mundo, ni a sus grandes producciones, y decidí alejarme".

Un género en el que tampoco ve ahora mucho futuro: "el mundo cambia mucho, pero yo creo que en el rock duro ya se ha dicho todo. Todo lo que oigo hoy son copias de grupos de los noventa como Metallica, Nirvana o Rage against the machine".

"Desde los noventa la mayoría de mis discos han estado basados en el blues", un género que "significa mucho para mí". "Fue la primera música que me impresionó, cambió mi vida muy rápidamente cuando escuché a gente como John Mayall. Para mí fue como una revelación".

En 1979 empezó una carrera en solitario que ha abandonado en diferentes temporadas para formar bandas como BBM, que formó con Ginger Baker y Jack Bruce, o Scars, con los integrantes de Primal Scream Skunk Anansie Cass Lewis y Darrin Money, pero confiesa que prefiere trabajar solo a hacerlo en equipo

"Las bandas no funcionan conmigo, me he dado cuenta ahora, prefiero ir por mi cuenta. Las bandas forman una falsa democracia en las que siempre hay problemas por el dinero, las composiciones, las chicas o las drogas. Yo no tomo drogas, pero si alguien en la banda lo hace eso afecta a todos", explica mientras confiesa que las bandas por las que ha pasado le han dado la oportunidad de estar "con grandes músicos".

Aún recuerda cuando tenía 10 años y su padre llegó un viernes a casa, le preguntó si le apetecía tocar la guitarra y al día siguiente le compró una acústica "que tenía la misma talla" que el músico.

"Me encantó cómo se sentía, cómo sonaba. Perdí el interés por todo lo demás, llegaba del colegio y la cogía rápidamente, mi madre se volvía loca porque estaba obsesionado. Pero así tenía que ser, a los 14 ya la dominaba", recuerda.

Ahora tiene una colección de 65 guitarras. "Podría sobrevivir con diez", aunque admite que en el escenario utiliza cinco o seis.

Cuenta que todos los días toca para "mantener la fortaleza de los dedos" y porque "siempre se aprende algo" y confiesa que ser zurdo no le ha ocasionado ningún problema que no pudiera superar con tesón.

En sus conciertos habrá canciones de su nuevo disco y "los clásicos" que salpican la carrera de este guitarrista, que ha publicado más de treinta discos y que aún puede hacer suyos títulos de sus canciones como "Still got the blues".

Isabel Laguna