Justin Bieber ataca a los españoles en Twitter y abandona un concierto en Oslo

  • Este viernes se ha sabido que el artista canadiense estaba muy enfadado con su experiencia en España, aunque después pidió disculpas por su actitud.

  • Tras su espantada en Los 40 Principales, hizo algo parecido en Oslo cuando abandonó un concierto cuando llevaba una canción.

Justin Bieber antes de su huida de un programa de radio en Los 40 Principales

Justin Bieber antes de su huida de un programa de radio en Los 40 Principales

A pocas personas en España no le habrá llegado noticia de la 'espantada' del cantante Justin Bieber en el programa 'Yu no te pierdas nada' de Los 40 Principales, pero la historia no se ha cerrado todavía.

(Te interesa leer: Las dos tortas que le faltaron a Justin Bieber en su momento)

Este viernes se ha sabido que el artista canadiense estaba muy enfadado con su experiencia en España, a pesar de que poco después de dejar el país tras pasar por Los 40 Principales y el Hormiguero pidió disculpas en Twitter por su actitud.

Pero, según parece, antes de ese amable tuit de disculpa había escrito otro bien distinto en el que cargaba contra el show presentado por Pablo Motos y el programa de radio de humor que dirige Dani Mateo.

"WTF with spanish people? #NEVERCOMEBACKridiculous tv show and radio even worse. That's the truth" fue el mensaje que publicó en su cuenta@justinbieber

Bieber, que ha recorrido todo el mundo gracias a sus éxitos musicales, parece no estar muy preparado para hacer frente a las exigencias de la fama, toda vez que horas después de su huida del programa de radio canceló un concierto en Oslo (Noruega) cuando solo llevaba una canción sobre el escenario.

En Instagram, el propio Bieber escribió que decidió "terminar con el espectáculo porque la gente de la primera fila no quería escuchar".

En los videos difundidos del momento de su segunda espantada en una semana se puede ver a un Bieber visiblemente irritado diciendo "Dame un segundo. Chicos, he terminado. Yo no voy a hacer el show".

Quitándose la gorra y los auriculares, el artista de 21 años se marcho caminando del escenario en la sala de conciertos Chateau Neuf de Oslo ante los gritos de unos 1.000 fans encendidos.