La "morena ingrata" reivindica a Albéniz 100 años después de su muerte

  • Madrid, 18 may (EFE).- Isaac Albéniz, fallecido en la localidad francesa de Cambó les Bains hace hoy 100 años, preguntaba en su lecho de muerte si "la morena ingrata" se había interesado por él. El compositor se refería así a la "indiferente y petulante" España, donde hoy se ha recordado que sin su modernidad la música no sería la misma.

Madrid, 18 may (EFE).- Isaac Albéniz, fallecido en la localidad francesa de Cambó les Bains hace hoy 100 años, preguntaba en su lecho de muerte si "la morena ingrata" se había interesado por él. El compositor se refería así a la "indiferente y petulante" España, donde hoy se ha recordado que sin su modernidad la música no sería la misma.

La ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ha evocado esta mañana en la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) la importancia del compositor, nacido en Camprodón (Gerona) el 29 de mayo de 1860, y ha subrayado que "sin el viaje a la melodía de la modernidad" que hizo Albéniz "no podría sostenerse la música española".

"En su pulso artístico tiene el compás de la juventud actual", ha afirmado González-Sinde, que cree que no basta con reivindicar la maestría del músico sino que se deben recuperar "los valores constantes que marcaron su vida".

"Conmemoramos para avanzar hacia un futuro, para atraer a las generaciones más jóvenes" y hacerlo no sólo con la misma alegría que significa su nombre, Isaac, sino con el compromiso de que éste sea "el primer año de los años Albéniz".

González-Sinde ha afirmado sobre el documental que José Luis López-Linares ha hecho sobre la vida del músico, una producción de 55 minutos que se incluye en un "pack" que ha editado la SECC y que se estrenará esta tarde en el Círculo de Bellas Artes, es buena prueba de lo "equivocado" que es pensar que es la literatura el arte más ligado al cine.

"No es verdad, está en las antípodas. Es la música. La experiencia de ver una película sólo es comparable a escuchar una suite", ha remachado la ministra y cree que es algo que queda patente de forma absoluta en la película de Carlos Saura, "Iberia".

"Debemos -ha añadido- honrar y reavivar el deseo de Albéniz de interpretar el mundo".

López-Linares ha revelado que lo que más le ha impresionado al realizar el documental es que Albéniz, "un hombre inquieto que tuvo una vida llena de aventuras", muriera con sólo 49 años y que consiguiera "tanto" siendo tan joven. "Logró -ha precisado- que la música española sea más escuchada, más rica".

La presidenta de la SECC, Soledad López, ha relatado que en este Año Albéniz, que comenzó el pasado 9 de febrero con el recital de conciertos programado en el Teatro Real y que llegará hasta 2010 para conmemorar también el 150 aniversario de su nacimiento, participan más de treinta instituciones públicas y privadas.

Su programa incluye exposiciones, ciclos de conciertos -al menos seis de ellos con "Iberia" como plato fuerte- y programación de obras en festivales en España y en el extranjero, conciertos pedagógicos, digitalización de partituras y documentales como el de López-Linares, rodado en Camprodón, Barcelona y Madrid, y en el que se entrevista a los dos nietos vivos del compositor.

Junto al documental "Isaac Albéniz, el color de la música", la edición conmemorativa del centenario presentada hoy en la SECC, y que se repartirá en centros educativos y culturales públicos, incluye la película "Iberia" (2005) de Saura y el facsímil del guión que él ilustró, así como la biografía del "fundador de la música moderna española" escrita por Andrés Ruiz Tarazona.

El "pack" se completa con "Impresiones y diarios de viaje" de Albéniz, una reedición de los textos que escribió entre 1880 y 1904, reunidos y analizados por el crítico y musicólogo Enrique Franco, fallecido recientemente.

Albéniz recibe hoy en el cementerio de Montjuic (Barcelona), donde fue enterrado en una multitudinaria ceremonia, una ofrenda floral, Nuria Espert leerá los versos del epitafio que le dedicó García Lorca y, posteriormente, la pianista Rosa Torres-Pardo, especialista en el compositor, interpretará, en el Palacete Albéniz, "Iberia".

Esa es la obra en la que se han centrado buena parte de los homenajes, para disgusto de familiares y músicos que consideran que este año de conmemoraciones debería haber servido para descubrir al "otro" Albéniz.