La ópera manda "mensajes al mundo" de la mano de escolares de 7 y 12 años

  • Madrid, 26 may (EFE).- El miedo a crecer, la superación de las dificultades y el respeto a las diferencias son las tramas de las óperas que niños españoles de entre 7 y 12 años han escrito para aprender a confiar en ellos mismos y trabajar en equipo, la idea que anima un proyecto norteamericano al que se ha sumado el Teatro Real.

La ópera manda "mensajes al mundo" de la mano de escolares de 7 y 12 años

La ópera manda "mensajes al mundo" de la mano de escolares de 7 y 12 años

Madrid, 26 may (EFE).- El miedo a crecer, la superación de las dificultades y el respeto a las diferencias son las tramas de las óperas que niños españoles de entre 7 y 12 años han escrito para aprender a confiar en ellos mismos y trabajar en equipo, la idea que anima un proyecto norteamericano al que se ha sumado el Teatro Real.

Hoy, seis de sus protagonistas han explicado acompañados del director general del Real, Miguel Muñiz, y de su director artístico, Antonio del Moral, en qué ha consistido su trabajo durante todo este año y cuál es el propósito de "La ópera, un vehículo de aprendizaje", que en España promueven el coliseo y la Fundación SaludArte desde hace dos años.

"Al principio era muy difícil pero a mediados (sic) que íbamos trabajando íbamos mejor", ha dicho Sandra Benito, de 10 años, alumna del colegio público El Quijote, de Vallecas, y miembro, junto a Azul González (9 años) y Óscar Alcalde (10 años) de la compañía de ópera Río de Estrellas, a la que pertenecen los otros 23 alumnos de su clase de cuarto de Primaria.

Ellos han compartido la mesa -"¿aquí se habrá sentado algún famoso?", se preguntaba una emocionada Sandra Benito- con Patricia Jiménez, Rocío Fernández y Jessica Bonilla.

Todas de 12 años, ellas son escolares del colegio público Tierno Galván de Móstoles y componentes de la compañía de ópera que su clase de sexto de Primaria, también de 26 alumnos, ha formado con el nombre "Amiópera".

A ellos se suma una tercera compañía, "Escándalo Musical Kids Opera Company", con niños de segundo y tercero de Primaria (7 y 8 años) del Colegio Público Nuestra Señora de la Victoria, de Villarejo de Salvanés.

Iniciado en Estados Unidos hace 23 años por el Metropolitan Opera House y al que ya se han unido mil colegios de todo el mundo, este proyecto pretende, según Óscar Alcalde, "mandar un mensaje al mundo": que esta es "una forma de estudiar buena y divertida" y que "se aprende mucho de uno mismo".

Los padres, ha confesado con desparpajo en medio de las risas de los asistentes, estaban "muy preocupados" por si las siete horas que han dedicado a la semana a preparar la ópera les iba a restar tiempo de estudio "de mates, de lengua y de todo eso". "Hemos aprendido más de lo previsto", remata satisfecho.

Ellos han compuesto la música y escrito el libreto de "Las piezas de valor", una reflexión sobre lo importante que es "superar tus problemas, no a los demás" de 45 minutos "o así" divididos en tres actos con "6 ó 7 canciones" y que estrenarán el 3 de junio.

La compañía "Amiópera" ha estrenado hoy y ha salido, según Jessica Bonilla, "mucho mejor" de lo que esperaban, "incluso -ha apostillado Rocío Fernández- el público ha aplaudido" aunque han tenido que escuchar a los alumnos más pequeños que no les gustaba porque "todo iba muy lento".

Ellos han dedicado su talento compositivo a cavilar sobre el miedo a crecer. "Este es nuestro último año en el colegio y pasar al instituto nos crea mucha incertidumbre y asimilar la responsabilidad. Hemos trabajado también con la autoestima y los sueños", ha explicado Rocío.

"Queremos que todos los niños sepan que pensamos y por lo que estamos pasando", acota Jessica ante la admiración de Muñiz y del Moral, que apoyan, dicen, este programa "con entusiasmo".

Por eso, el Real ofrecerá por primera vez este verano -entre el 29 de junio y el 10 de julio- un curso para todos los "profesores especiales y heroicos" que quieran que una ópera sea un vehículo para que sus alumnos adquieran responsabilidad sobre su propia educación.