La voz sobrecogedora de Antony and The Johnsons atrapa a sus fans madrileños

  • Madrid, 11 may (EFE).- Atrapados por la sobrecogedora voz de Antony Hegarty quedaron los fans del grupo Antony and The Johnsons que asistían entregados a la presentación de "The criying light", último trabajo de la banda neoyorquina, que terminaba en Madrid una gira española que ha pasado por Barcelona, Murcia y San Sebastián.

La voz sobrecogedora de Antony and The Johnsons atrapa a sus fans madrileños

La voz sobrecogedora de Antony and The Johnsons atrapa a sus fans madrileños

Madrid, 11 may (EFE).- Atrapados por la sobrecogedora voz de Antony Hegarty quedaron los fans del grupo Antony and The Johnsons que asistían entregados a la presentación de "The criying light", último trabajo de la banda neoyorquina, que terminaba en Madrid una gira española que ha pasado por Barcelona, Murcia y San Sebastián.

Un canto a la naturaleza es, en palabras de Antony Hegarty, este "The criying light", de ahí que fuera una bailarina, primero vestida de gótica ninfa de los bosques, luego de mantis religiosa y después de caballo, la que iniciaba el espectáculo en el Palacio de Congresos de Madrid.

No quedaban entradas desde hacía días para ver el recital y es que la voz trasgresora, oscura, sobrecogedora,... de este hombre que se define a sí mismo como de artista transgénero -una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre- y que recuerda unas veces a Nina Simone y otras a Aaron Neville, cautiva a un amplio espectro de público desde que inició su andadura hace ahora más de diez años.

Con él, como siempre, en el escenario estuvieron Julia Kent (violonchelo), Todd Cohen (batería), Jeff Langston (bajo), Joan Wasser (violín, voz y percusión), Maxim Moston (violín) y Rob Moose (guitarra y violín), pero durante cerca de dos horas, su voz fue la única y absoluta protagonista.

Y es que Antony no se mueve prácticamente, no se separa de su piano y tan sólo deja de cantar unos breves momentos para bromear con el público.

Para el recital de Madrid, Hegarty ha utilizado prácticamente todo el material de este último trabajo; de ahí que hayan sonado temas como "Her eyes are underneath the ground", "Epilepsy is dancing", "One Dove The Crying" light" o "Aeon", incluso para abrir el concierto se ha decidido por "Where is my power", cara B del single editado recientemente.

Pero no han faltado clásicos de su repertorio, algunos muy ovacionados, "Fist full of love", "You are my sister" o "Twilight", u otros como "Cripple & the starfish" -esta la escribió cuando tenía 20 años- o "Hope there's someone", interpretados ya a los bises.