Los revendedores tratan de hacer su agosto con Eurovisión

  • Moscú, 8 may (EFE).- Como suele ocurrir con cualquier gran evento, la celebración del festival de Eurovisión en Moscú es aprovechada por los revendedores para hacer su agosto debido al gran interés que ha despertado el concurso en la capital rusa.

Moscú, 8 may (EFE).- Como suele ocurrir con cualquier gran evento, la celebración del festival de Eurovisión en Moscú es aprovechada por los revendedores para hacer su agosto debido al gran interés que ha despertado el concurso en la capital rusa.

El Departamento para la Lucha contra Delitos Económicos del ministerio del Interior de Rusia informó hoy de la desarticulación de varios grupos y la detención de al menos cuatro personas acusadas de reventa de entrada.

"Los especuladores vendían entradas para el concurso en las inmediaciones del complejo deportivo Olimpiyski al precio de entre 10.000 y 20.000 rublos (230 a 460 euros), cuando oficialmente se pueden adquirir por entre 300 y 6.000 rublos (de 7 a 138 euros)", indicó Irina Volk, portavoz del departamento.

Agregó que "los efectivos atajaron la reventa, detuvieron a cuatro personas y decomisaron varias partidas de entradas".

Para frenar posibles delitos de este tipo, los agentes vigilan "las inmediaciones del complejo deportivo Olimpiyski, hoteles, aeropuertos y varios lugares céntricos de la capital", indicó Volk, citada por la agencia oficial RIA-Nóvosti.

Asimismo advirtió nuevamente a los ciudadanos de que se abstengan de comprar entradas para Eurovisión en la calle, ya que además de pagar más pueden fácilmente ser estafados con falsificaciones.

Los primeros billetes para el concurso salieron a la venta el pasado 16 de marzo y en tres horas ya se había agotado la cuota de ese día.

Con el fin de luchar contra la reventa, los organizadores de Eurovisión decidieron sacar a la venta un número determinado de entradas por día y limitaron a cuatro los billetes por persona.

Según los expertos, la seguridad de las entradas es la misma que la de los billetes de banco, ya que tienen una banda holográfica con el logotipo del concurso y un microtexto imposible de reproducir con impresoras, además de un código de barras.

Por otra parte, la organización alertó a las delegaciones y periodistas de que algunos taxistas en Moscú circulan con distintivos de Eurovisión en el interior de sus coches, que muestran cuando se acercan a un posible pasajero.

Algunos de estos distintivos pueden parecer oficiales e indicar en inglés que son un servicio o taxi oficial, pero los precios son "ridículamente elevados", unos 500 rublos (11,50 euros) por kilómetro, casi diez veces más que la tarifa habitual, indicó la oficina de prensa del festival.

Los organizadores subrayaron que estos vehículos no tiene nada que ver con el concurso y recomendó utilizar los servicios oficiales o viajar en metro.

La inauguración oficial del festival tendrá lugar el próximo domingo en la sala de exposiciones Manezh, junto a la Plaza Roja, mientras que los principales eventos, las dos semifinales y la final, se celebrarán los días 12, 14 y 16 en el pabellón Olimpiyski de la capital rusa.