Los Sírex cumplen sus primeros 50 años con ganas de seguir barriendo escenarios

  • Barcelona, 20 may (EFE).- Son cinco. Visten impecablemente, con lustrosos zapatos negros incluidos. Algunos ya tienen nietos, otros la frente despejada. Pero siguen en los escenarios con canciones más que emblemáticas. Son los Sírex, el grupo musical en activo más longevo de España, y ahora conmemoran sus primeros cincuenta años.

Los Sírex cumplen sus primeros 50 años con ganas de seguir barriendo escenarios

Los Sírex cumplen sus primeros 50 años con ganas de seguir barriendo escenarios

Barcelona, 20 may (EFE).- Son cinco. Visten impecablemente, con lustrosos zapatos negros incluidos. Algunos ya tienen nietos, otros la frente despejada. Pero siguen en los escenarios con canciones más que emblemáticas. Son los Sírex, el grupo musical en activo más longevo de España, y ahora conmemoran sus primeros cincuenta años.

Antoni Miquel, más conocido como Leslie, Juanjo Calvo, Guillermo Rodríguez, Lluís Gomis y Pepe Fontseré -actualmente de baja por un desprendimiento de retina- han presentado hoy en Barcelona un doble CD/DVD y libro bajo el título de "Los Sírex, 50 años 50 canciones", con motivo de su cincuentenario, y con un padrino de lujo como el modisto Toni Miró, que incluso se ha atrevido a tocar con su guitarra un tema con ellos.

La sede de la SGAE ha sido el escenario escogido para este homenaje, que proseguirá con un concierto en el Poble Espanyol de la capital catalana el próximo día 4 de julio con algunos de sus mejores amigos, como los Mustang, cuyo líder, Santi Carulla, también perteneció fugazmente al grupo en 1960.

Fue en junio de 1959 cuando tres jóvenes amigos (Guillermo Rodríguez, Manolo Madruga y Antonio Mier), de entre 15 y 17 años, decidieron reunirse periódicamente para ensayar juntos con la intención de formar un conjunto musical, al que con el tiempo se acabaría incorporando un chico del barrio de la Barceloneta, Leslie, voz inconfundible desde entonces de la formación.

Desde el principio apostaron por el rock and roll, la música que más les gustaba, con la que han hecho mover los esqueletos de centenares de miles de españoles, y por las letras en sus temas, siempre tiznadas de un particular sentido del humor.

"La escoba", "Muchacha bonita", "Que se mueran los feos" o "Estremécete" son canciones que han tarareado varias generaciones y que todavía se pueden escuchar en directo, puesto que Los Sírex, aunque decidieron abandonar los escenarios en 1971, regresaron de la mano de Gay Mercader en 1978, sin parar desde aquel día de hacer sonar sus guitarras y su batería.

Precisamente, Toni Miró ha destacado hoy en su comparecencia que si han resistido durante cinco lustros es porque, "en primer lugar, son buena gente, y también porque son buenos músicos, lo que quiere decir que tienen alma".

A su juicio, además, el quinteto ha sido transgresor y ha actuado siempre "con simpatía y con una sonrisa en sus caras".

Leslie, siempre la voz cantante, ha rememorado los primeros tiempos, "en los que trabajamos mucho" y en los que, ha lamentado, "no teníamos tiempo ni para nosotros mismos, íbamos locos. Aquello fue como un relámpago", ha explicitado.

Después, ha recordado aquel día de 1965 en el que fueron teloneros de "The Beatles" en el concierto que ofrecieron en la Monumental de Barcelona, apuntando Juanjo Calvo que, "en realidad, muchos de los que estaban allí vinieron más por nosotros que por ellos", refiriéndose a los de Liverpool.

Leslie ha tenido, asimismo, palabras para el promotor musical Gay Mercader porque en 1978 organizó el festival "Hasta Luego Cocodrilo" y "nos engañó, ya que pensábamos que sólo volveríamos a actuar conjuntamente durante dos días, y de aquello ya han pasado 31 años, sin parar".

A pesar de los baches que han tenido, de las presiones familiares para que se retiren o de los representantes para que actúen más, Leslie ha concluido aseverando que piensan continuar en la música "siempre con respeto y amistad".

Para demostrarlo, han acabado su particular rueda de prensa con un popurrí de canciones, que han llevado a algunos periodistas a mover sus cinturas y a pedirles a Los Sírex la dirección del local en el que actúan algunos domingos para continuar allí la fiesta.