Mortier dice que quiere en el Real "un público ideal" sin miedo a aventurarse

  • Madrid, 20 abr (EFE).- No hay que hacer lo que el espectador quiere, por eso el que será el director artístico del Teatro Real a partir de enero del año que viene, el belga Gerard Mortier, pretende crear en el Coliseo madrileño "un público ideal" para él sin miedo a aventurarse en lo desconocido. "Me corresponde ser el guía", ha dicho.

Mortier dice que quiere en el Real "un público ideal" sin miedo a aventurarse

Mortier dice que quiere en el Real "un público ideal" sin miedo a aventurarse

Madrid, 20 abr (EFE).- No hay que hacer lo que el espectador quiere, por eso el que será el director artístico del Teatro Real a partir de enero del año que viene, el belga Gerard Mortier, pretende crear en el Coliseo madrileño "un público ideal" para él sin miedo a aventurarse en lo desconocido. "Me corresponde ser el guía", ha dicho.

Mortier ha recibido hoy la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, de manos de su presidente, Juan Miguel Hernández-León, como reconocimiento a que es una "de las figuras más destacadas de la escena y uno de los intelectuales más provocadores", un reconocimiento decidido unánimemente por su Junta Directiva, antes de saber su destino, el pasado mes de junio.

El director artístico, que ha agradecido especialmente que le hubieran concedido la medalla antes de saber que había sido elegido para sustituir a Antonio del Moral, ha querido reconocer la "valentía" del Real al fichar a un "extranjero" y ha adelantado que hará su trabajo "con una enorme admiración por la tradición española".

"Quiero que el Teatro Real se convierta en una Ópera muy buena y bonita y creo que podría serlo, pese a mi edad ya un poco avanzada", ha bromeado Mortier (Gante, 1943), ante el director general del Coliseo, Miguel Muñis, y el presidente de su Patronato, Gregorio Marañón.

En un diálogo con el crítico Ángel Vela del Campo ha repasado su carrera profesional en sus "hitos": la Monnaie de Bruselas, en el Festival de Chalsburgo, en el Festival de Arte Ruhr Triennale en Alemania, en la Ópera Nacional de París -donde trabaja en la actualidad- y lo que espera hacer en Madrid.

En el Teatro Real le gustaría "rehacer" Mozart, conseguir que el Coliseo "no de la espalda a la ciudad", recuperar "la luz del día" en su escenario, y sobre todo "devolver la espiritualidad a la música, dar valor a las emociones, y lograr que el arte "pertenezca a todos, no a la elite".

El que será el director artístico del Real -para el que quiere crear un equipo de directores de orquesta como el de París- pretende tener un diálogo con el público, pero sin concesiones: "no hay que hacer sólo lo que el público quiere, hay que ir más allá de las fronteras existentes". "Quiero crear un público ideal para mí", ha sentenciado.

Admite que París "es muy diferente de Madrid", pero va a hacer el teatro en el que cree, porque si no, dice, "sería un mentiroso".

"Hay que llevar al público hacia nuevas cosas, sin miedo a aventurarse en lo desconocido, como con los buenos vinos, y me corresponde a mi ser el guía, con diplomacia. Tengo muchas ganas de venir a España, que tiene mucha más fuerza creativa que otros países europeos y descubrir todo eso", ha añadido.

La de Mortier es la tercera Medalla de Oro que entrega el Círculo en esta temporada, tras concedérsela en octubre al cineasta Theo Angelopoulos y el pasado mes de marzo a Jean Starobinski.

A lo largo del año, también la recibirán el arquitecto Toyo Ito, Umberto Eco, Nuria Espert, y Eduardo Galeano.

Jorge Oteiza, Carlos Fuentes, Antonio Saura, Francisco Umbral, Carmen Martín Gaite, Antonio Tapies, Francisco Ayala, Leopoldo de Luis, Eugenio Trías, Luis Gordillo, Ana María Matute, Jean Baudrillard, John Berger o Pierre Boulez son algunos de los galardonados con dicha distinción.

Al acto han asistido entre otros los artistas plásticos Eduardo Arroyo y Agustín Ibarrola, con los que él ha colaborado en varias ocasiones y el escritor Antonio Gamoneda.