Soraya se estrena en el escenario y cautiva a los rusos con su salero

  • Moscú, 9 may (EFE).- La cantante Soraya, que representa a España en el festival de Eurovisión, inició hoy en Moscú los ensayos con la ilusión de romper la sequía de 40 años desde que su compatriota Salomé se alzó con el triunfo en este certamen musical.

Soraya se estrena en el escenario y cautiva a los rusos con su salero

Soraya se estrena en el escenario y cautiva a los rusos con su salero

Moscú, 9 may (EFE).- La cantante Soraya, que representa a España en el festival de Eurovisión, inició hoy en Moscú los ensayos con la ilusión de romper la sequía de 40 años desde que su compatriota Salomé se alzó con el triunfo en este certamen musical.

"Eurovisión es un gran paso en mi carrera y la mejor de las oportunidades para una cantante profesional", confesó exultante a la prensa tras el primer ensayo en el pabellón Olimpíyski de la capital rusa, sede de la final del próximo 16 de mayo.

Acompañada de su equipo de bailarines y los coreógrafos, Soraya interpretó cuatro veces el tema con la que se presenta al certamen, "La noche es para mí", que canta en español y con algunas frases del estribillo en inglés.

Aprovechó el ensayo para poner a punto el sonido, probar las luces y la coreografía en el enorme escenario, de 25 metros de largo, entre los aplausos de los presentes.

"El escenario es una maravilla. Mejor que muchos otros. Tal vez nunca tenga otro como éste", señaló en la rueda de prensa, que, a pesar del visible cansancio, inició y terminó cantando y bailando, con lo que cautivó a todos los periodistas y aficionados.

Al tiempo, matizó que en esta primera prueba de voz le faltó luz y los fuegos artificiales, que solo emplearon en parte, y que aún deberán ensayar la coreografía para adaptarse completamente al escenario.

La ex concursante del programa de televisión Operación Triunfo confesó que venía a Moscú con la ilusión de "ganar", lo que pondría fin a un paréntesis de 40 años desde las dos victorias seguidas que obtuvieron para España Massiel y Salomé en 1968 y 1969.

Preguntada sobre la puntuación que podría conseguir, dijo que "siempre se espera el máximo", pero subrayó: "Uno no puede pedir que le voten. Primero, hay que merecerlo. Ante todo, hay que actuar bien".

"Estoy aquí para trabajar, pero también para disfrutar, conocer gente y hacer amigos. Hay que ver el lado bueno de las cosas y aceptarlo todo", manifestó.

Añadió que "los amigos es lo que queda, pues después siempre hay oportunidades para encontrarnos en otros países".

Durante el ensayo, fue aplaudida a rabiar por un nutrido grupo de fans, que la hacían sonreír aclamándola "guapa, guapa" y enarbolando la bandera española.

Soraya, que ha tenido una carrera meteórica que incluye cuatro discos, eludió revelar la sorpresa que había prometido mostrar en Moscú, al señalar que todos la verán "en la final".

La cantante recordó que la mayoría de los artistas no revelan todos los pequeños secretos del oficio durante los ensayos, y a menudo ni siquiera muestran los trajes originales que lucirán, pues los guardan para el momento estelar de la actuación en directo.

La rueda de prensa terminó con otra encendida interpretación de la canción, ya entre los admiradores que rodearon a la cantante para expresarle su cariño.

"Guapa: gracias por devolvernos la ilusión. Nos haces disfrutar y sentirnos orgullosos", le decía con lágrimas en los ojos uno de los muchos aficionados que esperaron su cola para poder besarla, pedirle un autógrafo o sacarse una foto con ella.

Soraya no rechazó a ninguno, repartió a raudales sonrisas, palabras de agradecimiento y bromas, y abandonó la sala casi como una torera, por la puerta grande.

Mañana, domingo, la cantantes extremeña efectuará un segundo ensayo en el Olimpíyski, que aprovechará para dar los últimos retoques a la coreografía, junto a los cinco bailarines que le acompañan, tres chicas españolas y dos rusos.

El lunes Soraya se tomará un merecido descanso para conocer Moscú, en particular, la Plaza Roja y el Kremlin, y durante la semana se reunirá con la comunidad española en el Instituto Cervantes de la capital rusa.

En esta 54 edición del festival de Eurovisión, la española actuará en última posición en la final, según estableció el sorteo, lo que no le desanima e incluso podría beneficiarle, según algunos expertos.

Soraya será la intérprete número 25 que salga al escenario Olimpíyski para convencer al jurado y al público, que elegirán a medias al ganador en la noche de la final.