Vieja Guardia muestra su arte ancestral a dos días del despegue del Carnaval

  • Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- La veteranos de la escuela de samba Grande Río, conocidos como la Vieja Guardia, mostraron hoy su arte ancestral y las canciones más tradicionales de la fiesta carioca como último aperitivo al Carnaval que despegará el próximo viernes en Río de Janeiro.

Río de Janeiro, 18 feb (EFE).- La veteranos de la escuela de samba Grande Río, conocidos como la Vieja Guardia, mostraron hoy su arte ancestral y las canciones más tradicionales de la fiesta carioca como último aperitivo al Carnaval que despegará el próximo viernes en Río de Janeiro.

La Vieja Guardia de esta escuela de Duque de Caxias, municipio en el extrarradio de Río, ofreció hoy un recital en el auditorio de una estación de radio en el centro de la ciudad, en el que interpretaron una pequeña muestra de lo que enseñarán el próximo domingo durante el desfile de su agrupación en el Sambódromo.

Considerados uno de los pilares de cualquier escuela de samba, los integrantes de la Vieja Guardia entonaron durante su recital algunas sambas actuales y otras que forman parte de la historia de una de las fiestas más conocidas del mundo, ataviados con su indumentaria tradicional.

Éxitos como "Jura", que alcanzó la fama de la mano del interprete brasileño Zeca Pagodinho, o "Conto de Areia", inmortalizado en la voz de Clara Nunes, animaron al público presente en el auditorio.

Para el músico Dagoberto Pereira, que mantiene unido al grupo, la Vieja Guardia es "como una familia".

Pereira se mostró también confiado en las posibilidades de su escuela para alzarse con el triunfo tras los desfiles del próximo domingo y lunes y aseguró que el grito de campeón "está clavado en la garganta".

Grande Río será la segunda escuela en desfilar el domingo de Carnaval con una "samba-enredo" de homenaje a Francia y que coincide con la celebración del año de este país europeo en Brasil.

El carnaval comenzará formalmente el próximo viernes, cuando el alcalde de Río de Janeiro, Eduardo Paes, entregue las llaves de la ciudad al Rey Momo.