La prensa escrita en EE.UU. se tambalea y no sólo por la recesión económica

  • Nueva York, 4 abr (EFE).- Al menos 120 diarios de EE.UU. han cerrado desde enero de 2008 y cientos han recortado su periodicidad, difusión y plantilla, ahogados por el efecto de la recesión económica en la publicidad y el gasto de los consumidores, pero sobre todo por la crisis de un modelo de negocio que se tambalea.

La prensa escrita en EE.UU. se tambalea y no sólo por la recesión económica

La prensa escrita en EE.UU. se tambalea y no sólo por la recesión económica

Nueva York, 4 abr (EFE).- Al menos 120 diarios de EE.UU. han cerrado desde enero de 2008 y cientos han recortado su periodicidad, difusión y plantilla, ahogados por el efecto de la recesión económica en la publicidad y el gasto de los consumidores, pero sobre todo por la crisis de un modelo de negocio que se tambalea.

Las alarmas han saltado cuando los dos diarios más prestigiosos de EE.UU., The New York Times y The Washington Post, han tenido que recortar sus plantillas, al igual que el Miami Herald, al tiempo que las editora del Chicago Tribune y de Los Ángeles Times se han declarado en bancarrota y Rocky Mountain News, la cabecera más antigua de Colorado, ha desaparecido.

"Hay dos problemas: una terrible recesión y una revolución digital del largo plazo. El primero desaparecerá, el segundo no, y nos hará pasar una profunda incertidumbre que cambiará radicalmente el modelo de negocio", declaró a Efe Mike Hoyt, director de la Columbia Journalism Review (CRJ), una de las revistas sobre periodismo más prestigiosas del mundo.

De la misma opinión es el consejero delegado de Asociación Internacional de Márketing en Medios (INMA, por sus siglas en inglés), Earl Wilkinson.

"La recesión sólo ha acelerado la tendencia, pues las tensiones eran anteriores, debido a una migración generacional hacia lo digital que requerirá décadas para completarse", señaló Wilkinson.

Según la web Paper Cuts, en lo que va de año los periódicos de EE.UU. han eliminado al menos 7.681 empleos, lo que eleva a 21.000 el número de puestos de trabajo desaparecidos desde enero de 2008.

"Esta tendencia va a continuar, así como la eliminación de ediciones impresas y recorte de periodicidad, porque hay demasiadas plataformas compitiendo por la publicidad, y los diarios son el eslabón más débil", aseguró a Efe el analista de Fitch Ratings especializado en el sector, Mike Simonton.

En su opinión, "en cinco años existirán en EE.UU. muchísimos menos periódicos, que se financiarán sobre todo con publicidad a través de internet y, desde luego, no con anuncios clasificados en su ediciones impresas o por cobrar el acceso digital".

Según la Asociación de Periódicos de EE.UU., los ingresos por publicidad en la prensa del país cayeron el 16,6% en 2008.

Wilkinson pronosticó que en unos años habrá "menos diarios de interés general basados en fórmulas geográficas y de formato estándar", aunque que en el mundo aún se publican 11.207 periódicos cada día.

También coincidieron los expertos consultados en que al menos 2009 y 2010 serán muy duros para el sector, aunque el responsable de la INMA consideró que el periodo 2010-2012 será el crucial.

En cambio, para Simonton, previsiblemente al final de 2010 ya se habrá completado en EE.UU. la gran criba en el sector, aunque el futuro para los supervivientes no será fácil, pues deberán ingeniárselas para financiarse básicamente con la publicidad online.

"Cuesta creer que los lectores vayan a estar dispuestos a pagar por acceder a los contenidos a través de la red", agregó, al tiempo que restó importancia al hecho de imaginar pequeñas localidades sin un diario propio.

Explicó que "la radio, la televisión y otras plataformas suplirán la necesidad de informarse sobre noticias locales, y los periódicos ofrecerán informaciones de mayor calado, más profundas".

Por contra, Wilkinson recordó que "siempre ha existido una preocupación por la capacidad de las pequeñas localidades para mantener su propio periódico, banco o centro comercial", mientras que en realidad "la mayor preocupación es si los grandes centros metropolitanos puede ser cubiertos por uno o dos periódicos".

"Creo que los medios capaces de servir a pequeños y entusiastas nichos de mercado sobrevivirán y proliferarán", añadió.

De la misma opinión es el director ejecutivo de la CRJ, que cree que "los pequeños diarios locales lo están haciendo bastante bien" y que "los que están sometidos a más presión son los regionales".

En cuanto al papel de las agencias de noticias, Simonton se mostró "mucho más optimista", porque los medios "dependerán más de ellas e, incluso, no me sorprendería que en unos años emplearan a más profesionales que ahora".

"Además, muchas están respaldadas por grandes grupos que pueden mantenerlas financieramente en momentos difíciles", añadió el analista, que subrayó que "existe una sana competencia entre las agencias y espacio y demanda suficientes para que coexistan".

Wilkinson coincidió con Simonton en que el papel de las agencias se reforzará con la información local y auguró que con el tiempo distribuirán los contenidos directamente a los lectores y que por ello se convertirán en "competidoras de otros medios como la CNN".

Una recomendación de Wilkinson para los periodistas y editores, además de "adoptar decididamente un modelo que priorice lo digital": "Abandonar la mentalidad de artistas, desenamorarse de los productos y contenidos, y enamorarse de las audiencias. Establecer con ellas una conexión apasionada, para nos lean más y con más atención, porque esa es la clave del éxito comercial".