Philip Glass cree que la crisis económica puede abrir una nueva etapa para la creación de la mano de los nuevos músicos

El compositor se encuentra mañana con el público en un concierto en Santander que abre la gira española

SANTANDER, 21 (EUROPA PRESS)

El compositor Philip Glass cree que nos encontramos ante el "inicio" de un nuevo periodo, una "gran" etapa para la música de la mano de los músicos jóvenes, porque la crisis económica hará que se ponga aún más pasión en la creación.

A su juicio, es lo que ocurrió en la década de los 60, cuando músicos como él empezaron a componer sin expectativa de vivir de la música, simplemente con entusiasmo. Y ahora se repite en un contexto de crisis que será quizá "difícil en algunos sentidos", pero abrirá una nueva etapa al hacer que el deseo de crear pese más que el económico.

Pero además, tiene gran confianza en los jóvenes creadores porque, según dice, tienen mucho entusiasmo y manejan con gran facilidad las herramientas que pone en su mano la tecnología.

Así lo dijo en una rueda de prensa en la que, acompañado del director del Palacio de Festivales de Cantabria, Juan Calzada, presentó el recital que ofrecerá mañana viernes en Santander. Se abre así la gira española del artista con un recital de cámara en el que le acompañarán la cellista Wendy Sutter y el percusionista Mick Rossi.

En el concierto se encontrará con el público, lo cual, en su opinión, supone "completar" el ciclo del compositor, interpretando sus propias obras. De hecho, ve la interpretación como una parte esencial de su carrera, porque le permite comunicarse con el público, con los seres humanos, a través del lenguaje de la música.

"Necesito al público lo mismo que el público me necesita a mí", aseguró Glass, que mañana ofrecerá un programa "diferente", con un repertorio variado y marcado por la improvisación.

Según dijo, tocar en formato trío le permite interpretar obras que normalmente no puede y, además, la interacción entre los músicos es vital. En este sentido, comentó que al estar acompañado del percusionista y también pianista Mick Rossi, que improvisa con la música, le permitirá en el recital "improvisar y experimentar".

Philip Glass abrirá el recital con dos solos de piano, seguidos de una interpretación de una pieza, de una media hora de duración, acompañado por la cellista. Después se sucederán composiciones a dúo y trío, para cerrar con tres bises en los que cada uno de los intérpretes cobre el protagonismo y se pueda "lucir". En total serán unos 90 minutos de recital, sin pausa.

El compositor, que rehúsa clasificarse en ningún tipo de música y cree que lo que le define precisamente es el hecho de ser compositor-intérprete, explicó que le gusta tocar en diferentes formatos, desde pequeñas agrupaciones a otras más grandes, y distintos estilos de música, porque eso también permite llegar a diferentes públicos.

Así, aludió por ejemplo a las más de 20 óperas que ha compuesto o a las bandas sonoras para películas, con las que puede llegar a un público más amplio.

PROYECTOS EN MARCHA

Actualmente trabaja en varios proyectos a la vez. Acaba de terminar una ópera para la ciudad austríaca de Linz, Capital Europea de la Cultura 2009, pero también prepara la banda sonora de una película inglesa y otra pieza que se interpretará en Central Park en Nueva York, en la que se ha encargado de los arreglos vocales.

También está trabajando ya en la ópera sobre los últimos días de Walt Disney, un encargo para 2012 en el que ya está dando pasos, porque las óperas las planifica a tres años. Para Glass, Walt Disney es un personaje "muy interesante", no sólo porque es conocido en todo el mundo, sino por la propia complejidad de su personalidad y el contraste entre su creatividad y su imagen como persona.

Otra de las propuestas que le ha llegado es componer la banda sonora para una película de animación sobre el Camino de Santiago, pero según dijo, todavía no lo ha visto y no sabe si finalmente se hará cargo de la música, pero es "posible".