ARAGÓN.-Zaragoza.- Un libro analiza la estancia de Goya en Italia, un periodo determinante para la formación del pintor aragonés

ZARAGOZA, 25 (EUROPA PRESS) Un libro, titulado 'Goya e Italia', analiza la estancia del pintor aragonés en este país, un periodo de dos años (1769-1771) aún desconocido que fue "intenso" y "determinante" para la formación del artista de Fuendetodos (Zaragoza). El volumen ha sido presentado hoy en rueda de prensa por la presidenta de la Comisión de Cultura de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), Cristina Palacín; el director de exposiciones del Palacio de Sástago, Ricardo Centellas; y el autor del libro Paolo Erasmo Mangiante. La publicación se dará a conocer al público esta tarde, a las 20.00 horas, en el Salón del Trono del Palacio de Sástago. La diputada provincial de Cultura, Cristina Palacín, argumentó el respaldo de la Diputación de Zaragoza a esta publicación al indicar que la figura de Francisco de Goya y su obra "sigue estando presente, y su mundo es tan complejo y universal que está de plena actualidad". Además, el libro aborda un periodo "intenso" de dos años que Goya pasó en Roma y que le aportaron "madurez". Ésta es la época que analiza Paolo Erasmo Mangiante, "un humanista del siglo XXI, profesor de la Universidad de Génova, cirujano y erudito" que ya en 1992 dedicó una monografía a la presencia del pintor aragonés en Italia, un trabajo que completó con artículos posteriores y que ahora se amplia "arrojando luz sobre este periodo tan desconocido de Goya" y relevante, una estancia "equiparable a la de Velázquez en Roma, a la del Greco en Venecia o a la de Picasso en París". El director de exposiciones del Palacio de Sástago, Ricardo Centellas, explicó por su parte que 'Goya e Italia' es "una maravilla", un libro "muy complejo" fruto de tres años de trabajo. En su opinión, es una publicación "muy rica en pistas y en sugerencias" que pueden impulsar al lector a seguir investigando sobre el periodo italiano de Goya. Asimismo, con este libro "se salda una deuda importante", dado que el profesor Mangiante "tuvo la mala suerte de que su primer estudio sobre Goya e Italia se publicase en 1992", un año antes de que ocurrieran "dos acontecimientos importantes" sobre este tema. Centellas recordó que en 1993 afloró el cuaderno italiano de Goya, que recogía sus apuntes durante su estancia en Italia, un documento que compró el Museo del Prado, del que realizó una edición facsímil y lo presentó. Ese mismo año, se descubrió en la colección de la Fundación Selgas Fagalde en Asturias "un cuadro que se tenía como de escuela italiana y que era el original que mandó Goya al concurso de Parma con el tema de 'Anibal vencedor contempla por vez primera Italia desde los Alpes', un cuadro que se daba por perdido", apuntó. Ahora, recogiendo estos dos acontecimientos, "Mangiante ha hecho un ajuste de cuentas, reuniendo conocimientos de veinte años" de investigación. Ricardo Centellas consideró que esta monografía "está llamada a convertirse en un clásico y en una obra fundamental" sobre la figura de Goya. GOYA E ITALIA El autor, Paolo Erasmo Mangiante, agradeció a la Diputación de Zaragoza "el coraje de publicar este libro, que suscitará críticas y repercusiones". Mangiante explicó que en la elaboración del volumen ha seguido un método científico basado "en ver, indagar y estudiar las obras" del pintor aragonés y aquellos artistas y trabajos de la época que pudieron influenciarle, como Caravaggio "y el efecto dramático del claroscuro". El profesor recordó que cuando comenzó su investigación sobre el tema en los años 90 "las obras seguras del Goya italiano eran 2 ó 3, y he sufrido mucho para encontrar el recorrido artístico de Goya en la compleja realidad artística de Roma" en aquella época, en la que la capital italiana era uno de los centros del arte en Europa. Para el aragonés la estancia en Roma fue un periodo "de gran importancia", tanto que quiso regresar, aunque no lo consiguió. Aún así, "Goya soñaba con la gran pintura como la que vio en Roma y lo plasmó luego en su trabajo en Aula Dei", una obra que Mangiante calificó de "milagro". Será en Aula Dei donde "afloren todas las enseñanzas que aprendió en Roma", un periodo que fue determinante para su formación, que le permitió "sacar todo su potencial" e integrarse en el circuito europeo del arte.