Carlos IV muestra su perfil más artístico en el Palacio Real

  • Madrid, 22 abr (EFE).- Ilustrar el perfil más artístico de Carlos IV y su extraordinaria sensibilidad por la pintura y las artes decorativas ha sido el principal objetivo de los comisarios de la exposición "Carlos IV. Mecenas y Coleccionista", que se puede visitar desde hoy en el Palacio Real.

Carlos IV muestra su perfil más artístico en el Palacio Real

Carlos IV muestra su perfil más artístico en el Palacio Real

Carlos IV muestra su perfil más artístico en el Palacio Real

Carlos IV muestra su perfil más artístico en el Palacio Real

Madrid, 22 abr (EFE).- Ilustrar el perfil más artístico de Carlos IV y su extraordinaria sensibilidad por la pintura y las artes decorativas ha sido el principal objetivo de los comisarios de la exposición "Carlos IV. Mecenas y Coleccionista", que se puede visitar desde hoy en el Palacio Real.

La afición de este monarca español por el coleccionismo y el mecenazgo es una de sus facetas más desconocidas, ha explicado hoy Javier Jordán de Urries, uno de los comisarios de la muestra, por lo que se trata de la primera exposición dedicada a una de las grandes pasiones del mayor mecenas europeo de las artes decorativas.

Pinturas, esculturas, mobiliario, libros, relojes, porcelanas, dibujos, alfombras y tapices dan fe de la amplia colección que logró reunir Carlos IV junto con su esposa, María Luisa de Parma, y que ahora Patrimonio Nacional y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) han vuelto a juntar para poder ser vista por el público.

Del total de 171 piezas de la muestra, 65 se podrán ver ahora por primera vez, al tratarse -según Jordán de Urries- de textiles almacenados, documentos guardados en bibliotecas y sólo a disposición de los investigadores, de maderas finas imposibles de exponer al público o por formar parte de la decoración oficial del Palacio Real.

Entre los objetos de la exposición más llamativos destacan retratos de Carlos IV y María Luisa de Parma de Goya, Maella y Francisco Bayeu, numerosos relojes, un violín de 1709 realizado por Antonio Stradivarius, el oratorio portátil de los príncipes realizado por Francisco Bayeu, un dessert (1778) -adorno de la mesa en banquetes- o el dosel con trono y silla de besamanos de la reina.

Gran parte de las piezas de la exposición, que será inaugurada esta tarde por la Infanta Elena, pertenecen a las Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, pero también han colaborado con la cesión de obras otras instituciones como el Museo del Prado, la Biblioteca Nacional, el Museo Arqueológico, la Real Academia de la Historia y otros museos y colecciones del extranjero.

El presidente de Patrimonio Nacional, Yago Pico de Coaña, ha subrayado que más del setenta por ciento de las obras pertenecen a Patrimonio Nacional, y ha considerado que ésta es una "ocasión única" para ver reunidas piezas de la colección de Carlos IV "antes nunca vistas".

Con la misma intención de ensalzar una de las facetas más relevantes de este monarca, está previsto un ciclo de conferencias en el Palacio Real, conciertos en Madrid y Aranjuez, y la organización de visitas especiales a las Casitas del Labrador y del Príncipe en Escorial, Aranjuez y el Pardo, estrechamente unidas a la corte de Carlos IV y recientemente restauradas.

La presidenta de la SECC, Soledad López, ha destacado la intención de recuperar un periodo "rico y complejo" en sus múltiples facetas, y ha asegurado que esta exposición muestra la evolución de la pintura, la arquitectura y las artes decorativas de la época a través de una figura tan controvertida como la de Carlos IV.

Para el comisario Javier Jordán, la muestra potenciará las visitas a las Casitas del Príncipe, ya que es allí -ha dicho- dónde las piezas "cobran su verdadero sentido", y ha asegurado que la misma pone en evidencia "la extraordinaria sensibilidad y buen gusto" de Carlos IV para el mecenazgo y el coleccionismo.

El también comisario José Luis Sancho ha subrayado que en cada una de las once salas del Palacio Real que ocupa la muestra hay una pieza "impactante", y ha definido a Carlos IV como una figura "de una gran ambición y, en muchos sentidos, muy desconocida".

Los retratos del Rey, el ambiente en que se formó -en Nápoles y España- las novedades francesas, los proyectos decorativos encargados en Francia e Italia para sus Casitas y los artistas de la corte encuentran su lugar en cada una de las Salas del Palacio Real con un discurso coherente que explica cada aspecto del mecenazgo artístico de Carlos IV.