Dos lienzos de Picasso se quedan sin comprador en una subasta en Nueva York

  • Nueva York, 5 may (EFE).- Dos obras del pintor español Pablo Picasso se quedaron hoy sin vender en una subasta de arte impresionista y modernista celebrada en Nueva York, en la que tampoco se adjudicó una de las piezas del catalán Joan Miró.

Dos lienzos de Picasso se quedan sin comprador en una subasta en Nueva York

Dos lienzos de Picasso se quedan sin comprador en una subasta en Nueva York

Nueva York, 5 may (EFE).- Dos obras del pintor español Pablo Picasso se quedaron hoy sin vender en una subasta de arte impresionista y modernista celebrada en Nueva York, en la que tampoco se adjudicó una de las piezas del catalán Joan Miró.

La casa de subastas Sotheby's informó hoy de que un retrato pintado por Picasso (1881-1973) de su hija Maya, valorado entre 16 y 24 millones de dólares, así como una representación de naturaleza muerta que esperaba alcanzar los cinco millones de dólares, no encontraron comprador en una venta vespertina.

Se trataba de la obra "La fille de l'artiste à deux ans et demi avec un bateau" (1938), que se esperaba iba a ser una de las más valoradas de la subasta y que forma parte de una serie de seis retratos que el malagueño pintó de la hija que tuvo en secreto con Marie-Thérèse Waltern (1909-1977), cuando todavía estaba casado con Olga Koklova (1891-1954).

Según la casa de subastas, "aunque la cara de la niña está representada con la distorsión habitual de los retratos de Dora Maar (1907-1997) y de Marie-Thérèse de esa misma época, el cuerpo corresponde con claridad al de una niña".

La otra obra del artista español que quedó sin comprador, "Nature morte", pertenece a una serie de representaciones de objetos que Picasso pintó en la primavera de 1944 desde su estudio de París.

Junto con estos dos lienzos, la pintura del catalán Joan Miró (1893-1983) "Femmes et oiseau dans la nuit" (1946), cuyo valor inicial oscilaba entre tres y cuatro millones de dólares, tampoco se adjudicó.

La obra más destacada de la venta fue un lienzo del pintor holandés Piet Mondrian que se adjudicó por 8,2 millones de dólares, titulado "Composición en blanco y negro con líneas dobles" (1934) y que inicialmente se había valorado entre tres y cinco millones.

La venta reunió también otras piezas impresionistas y modernistas de artistas como el francés Claude Monet (1840-1926), el holandés Piet Mondrian (1872-1944) y la polaca Tamara de Lempicka (1898-1980).