El artista Enric Ansesa explora los matices y texturas del negro en el Espai Volart de Barcelona

BARCELONA, 30 (EUROPA PRESS)

El artista gerundense Enric Ansesa explora los matices y texturas del negro en la muestra 'Rastres i senyals', que se puede visitar desde hoy hasta el 27 de junio en el Espai Volart de Barcelona.

"No es dura sino estricta. Tiene que ser el espejo del cerebro del otro, y si entras en ella, entras en acción", se refirió el artista a su forma de pintar, siempre con "16 ó 17 capas" de pintura negra y un orden que no supera los límites del lienzo, porque el taller del artista son 250 metros cuadrados de puro desorden.

"Necesito mucho desorden en el taller", aseguró, y de él hace una pequeña traslación al Espai Volart, con botes de pintura negra, pinceles y cajas vacías de medicamentos que ha tomado porque le gusta la forma de los blísteres.

De hecho, muchos de sus lienzos contienen pequeñas texturas circulares y negras, como un blíster en negativo. "Dalí vio los bultos como agujeros, y se obsesionó con los agujeros negros", aseguró Ansesa.

Comisariada por Glòria Bosch, la muestra reúne unas 60 obras, la mayoría de la actualidad --hay una de 1985--, entre pinturas, dibujos, poemas visuales e instalaciones como 'Infinit ritual', en la que una escalera de castaño invita a subir "hasta no se sabe donde" tras el esfuerzo terrenal y otra dedicada a la memoria histórica, en la que una pala desentierra la arena pegada a una sábana.

"Me gustan los objetos, sobre todo las herramientas", aseguró, y alegó que éstas son objetos llevados "a la máxima funcionalidad".

Soldaditos a modo de espaguetis servidos en un plato, una pelota de fútbol deshinchada convertida en objeto de un vudú dorado y copas rotas que albergan desde un avión de juguete hasta unos dados son algunas de las composiciones de Ansesa que se pueden ver en esta exposición.