El impresionismo vibrante del pintor extremeño Pedro Castaño se muestra en la Sala Vaquero Poblador de Badajoz

BADAJOZ, 12 (EUROPA PRESS)

El impresionismo vibrante del pintor extremeño Pedro Castaño se refleja en una muestra en la Sala Vaquero Poblador de Badajoz en la que se expone una treintena de las obras del citado artista.

La diputada provincial María José Hormigo ha sido la encargada de inaugurar la exposición de pinturas de Pedro Castaño que podrá verse en dicha sala hasta el próximo día 20 bajo el epígrafe de 'Vivencias'. Natural de Hornachos, Pedro Castaño Gallardo se mostraba nervioso durante el acto inaugural. El motivo, tal como explicó en su turno de palabra, se debía a un sueño cumplido, exponer en el lugar que de niño le abrió el camino del arte reconociendo su trabajo.

"El afán de estar aquí lo he logrado hoy tras muchos años de espera", confesó. La muestra, compuesta por una treintena de obras, define el estilo de un pintor que cultiva un impresionismo "vibrante, enérgico, dictado con fuerza gestual y gran control".

Utiliza generosos empastes sin que el color pierda su pureza. Su temática es amplia, en concreto, desde figuras a paisajes y marinas, poniendo el acento en los valores limínicos. Sobre el tema se impone siempre su estilo, capacidad técnica y su saber hacer, según informó la Diputación pacense en nota de prensa.

Para Mª José Hormigo y al margen de los críticos, "el mismo Pedro es así, vibrante y enérgico, un reflejo de su obra, de esta exposición que rinde homenaje a su tierra, al campo extremeño, a los afanes, al trabajo diario. Él es un captador nato de impresiones, de vivencias y entornos". Al margen de los galardones, diplomas y medallas, Castaño ha obtenido también distinciones de diferentes ayuntamientos de Cataluña y Extremadura, entre los que destacan el escudo de oro de la ciudad hornachega, así como la sala museo con el nombre del pintor que la junta de gobierno local acordó iniciar en el año 2004. Al artista se debe el diseño de la estatua de Pau Casals que fue erigida en Mollet del Vallés, así como el busto de Zurbarán en Fuente de Cantos. Las obras de Pedro Castaño están repartidas entre particulares, museos, palacios e instituciones, como las que muestran los ayuntamientos de Hornachos, Rabat o Fuente de Cantos, el museo Martínez Lozano, la Comandancia de la Guardia Civil de Girona o el palacio del Príncipe Felipe. Está incluido, a su vez, en distintas publicaciones, catálogos, antologías y diccionarios.