El pintor Antonio López dice que el retrato es un género "muy específico" y difícil

  • Zaragoza, 17 feb (EFE).- El pintor Antonio López ha reconocido hoy que el retrato es un género "muy específico" en el que a veces encontrar una solución "es difícil", pero ha señalado que con el de la Familia Real española está trabajando "muy a gusto" y no quiere que se le malogre.

El pintor Antonio López dice que el retrato es un género "muy específico" y difícil

El pintor Antonio López dice que el retrato es un género "muy específico" y difícil

Antonio López es optimista sobre su proyecto artístico para El Pilar

Antonio López es optimista sobre su proyecto artístico para El Pilar

Zaragoza, 17 feb (EFE).- El pintor Antonio López ha reconocido hoy que el retrato es un género "muy específico" en el que a veces encontrar una solución "es difícil", pero ha señalado que con el de la Familia Real española está trabajando "muy a gusto" y no quiere que se le malogre.

Antonio López lleva más de 12 años trabajando en un retrato de la Familia Real y el pasado mes de enero dijo que esperaba poder entregarlo firmado en los próximos dos meses -hacia marzo de este año-, aunque según recalcó entonces "no tiene fecha" prevista.

Hoy en Zaragoza, después de reunirse con el Cabildo Metropolitano para presentar el proyecto pictórico y escultórico que pretende desarrollar en la Basílica del Pilar, ha explicado a los medios de comunicación que "quizá sea más fácil" la obra prevista para el templo que el retrato real, porque "ahí no puedes soñar".

"El retrato es algo muy específico, y a lo mejor no puedes encontrar la solución nunca, y no digo que eso me vaya a pasar a mi, pero igual me pasa", ha dicho el artista.

No obstante, ha insistido en que de momento está trabajando muy a gusto en ese cuadro. "No quiero que se me malogre", ha dicho.

A su juicio, un retrato de esas características, al igual que reconstruir una obra religiosa que comunique bien y que sea fiel a su historia, "es casi poner una pica en flandes, y si lo conseguimos ya podemos quedarnos tranquilos".

Ha dicho que no se siente presionado porque haga efectiva la entrega del cuadro cuando antes y ha indicado: "estamos todos haciendo lo que tenemos que hacer, ellos esperar y yo trabajar".

El cuadro, de tres metros de alto y 4,5 de ancho -el más grande de los que ha pintado-, está depositado en el invernadero del Palacio Real, en los Jardines del Campo del Moro, y allí acude cada día a trabajar y seguirá haciéndolo hasta que lo termine.