Expertos mexicanos en la Legión de Cristo creen que escándalo de Maciel busca tapar otros

  • México, 10 feb (EFE).- El anuncio de que el fundador de la Legión de Cristo, el mexicano Marcial Maciel, tuvo una hija, frena su posible canonización, busca tapar escándalos del pasado y prevenir daños de revelaciones futuras, coincidieron hoy dos expertos que han denunciado casos de pederastia de esa congregación.

México, 10 feb (EFE).- El anuncio de que el fundador de la Legión de Cristo, el mexicano Marcial Maciel, tuvo una hija, frena su posible canonización, busca tapar escándalos del pasado y prevenir daños de revelaciones futuras, coincidieron hoy dos expertos que han denunciado casos de pederastia de esa congregación.

"Hasta ahorita no hemos salido de la esfera sexual pero cuando se empiece a hablar de la económica probablemente salgan cosas muy interesantes en esa institución", señaló el sociólogo Fernando González, autor del libro "Marcial Maciel. Los Legionarios de Cristo: testimonios y documentos inéditos".

González, que pasó siete años investigando a la orden que en enero de 1941 fundó el mexicano Maciel (1920-2008), presume que fueron "altas esferas del Vaticano" las que permitieron la filtración de la doble vida del sacerdote.

El caso apareció publicado 4 de febrero pasado en The New York Times y aquel mismo día lo reconoció la orden, cuyo director general, Álvaro Corcuera, hizo pública una carta en la que admitía que el caso les causaba "dolor y sufrimiento".

González, académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), recordó que el Secretario de Estado del Vaticano, Tarcisio Bertone, estuvo en enero en México para participar en el VI Encuentro Mundial de las Familias (EMF) y pudo entonces haber hablado con los Legionarios sobre el caso en un viaje a Cancún, en el Caribe mexicano.

Con el supuesto conocimiento y encubrimiento de la paternidad de Maciel por Los Legionarios coincidió José Barba Martín, catedrático honorario del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y denunciante desde hace años del escándalo de pederastia en la congregación, a la que perteneció.

Según Barba esta orden quiere "disminuir y hacer olvidar" los abusos sexuales perpetrados por Maciel presentándolo "ya no como el fundador, el amigo íntimo del papa Juan Pablo II, sino como un 'sacerdote falible' cuyas debilidades de la carne lo hacen tener una relación con una mujer y tener un hijo".

Para el futuro "queda una ominosa interrogación: ¿Por qué han actuado así y qué temen que pueda venir?", agrega Barba.

Para González la filtración "definitivamente" entierra un posible proceso de canonización de Maciel, "lo cual deja en seria desventaja (a los Legionarios) con sus rivales más directos, que son los del Opus Dei".

Precisamente esa prelatura, según González, puede recibir en sus colegios e instituciones educativas a jóvenes, parejas y alumnos de las escuelas de los Legionarios de Cristo desengañados con esta congregación.

Interrogados sobre la posible supervivencia como orden de los Legionarios, ambos académicos se mostraron escépticos.

Según González, desde 2006, cuando el papa Benedicto XVI decidió imponer un severo castigo a Maciel al exigirle la renuncia "a todo ministerio público" y ordenar que llevara una vida retirada, de oración y penitencia, se está intentando deslindar a los Legionarios de su fundador, una estrategia que no ha funcionado.

El sociólogo prevé que pueda haber una escisión en la orden entre partidarios de buscar su supervivencia y quienes buscan "cortar de tajo con los cómplices desde dentro".

"La solución más fácil es que el Vaticano les introduzca un superior de otra congregación, los vigile y les ayude a purificarse", añadió González.

No obstante admitió que lo anterior es complicado porque incluso en 1998 el entonces cardenal Joseph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, "bloqueó el caso" hasta el 2006, agregó.

Por su parte Barba anticipa además la posibilidad de que "mucha gente muy desilusionada" pudiera perder la fe.

"Lo mejor sería que se tomara una decisión limpia aunque fuera dolorosa", concluyó.

El padre Marcial Maciel fue acusado durante décadas de cometer abusos a contra ex seminaristas, ocho de los cuales le demandaron y llegaron hasta el Vaticano, que ordeno la retirada del religioso mexicano de la vida pública en 2006.