EXTREMADURA.-Una exposición del hiperrealista Castelló ocupa la Asamblea de Extremadura hasta finales de mes

MÉRIDA, 1 (EUROPA PRESS) El Patio Noble de la Asamblea de Extremadura, en Mérida, acoge desde hoy una nueva exposición del artista Antonio Castelló Avilleira, una muestra formada por 20 obras pictóricas que se encudadran en la corriente del hiperrealismo. El propio autor explicó hoy que la veintena de trabajos se divide en dos épocas. En la primera, desde el año 1995 hasta 2004, el artista rescata objetos antiguos para darles una "nueva vida en un nuevo espacio", con lo que busca en el espectador una "mirada nostálgica" al pasado. En cuanto a las obras de la segunda época, del año 2004 hasta la actualidad, el pintor precisó que quiere transmitir "esperanza, alegría", puesto que se trata de "una pintura más para disfrutar, para no pensar en nada y dejarse llevar". Además, indicó que las 20 obras que componen la exposición ya están vendidas, de modo que los coleccionistas le han dejado los cuadros para llevar a cabo esta muestra que estará en la Asamblea hasta finales del mes de abril. No obstante, apostilló que el último cuadro que realizó para esta exposición lo cederá a la Asamblea de Extremadura. Se trata de una "pintura de sensaciones", para que la gente "sienta" y "reflexione sobre los tiempos" que corren, al igual que el resto de sus obras. El artista señaló que llegó al hiperrealismo hace unos quince años, durante la visita a una exposición de Eduardo Naranjo, la cual le gustó "tanto" que se decidió por seguir este estilo. CONTRACORRIENTE Por su parte, el presidente de la Asamblea de Extremadura, Juan Ramón Ferreira, quien estuvo presente en el acto inaugural destaca en el prólogo que firma para el catálogo de la muesra que Antonio Castelló es un "magnífico" pintor que ha decidido ir "contracorriente" y se ha convertido en una de las "principales revelaciones" para el mundo del arte realista español. Ferreira resalta así mismo su "increíble perfección formal" y la "sencillez aparente" de sus motivos. Castelló es un artista que "domina el uso del color y la composición a la hora de trasladar la realidad a sus lienzos". Además, califica sus bodegones de "simplemente impresionantes", al igual que sus paisajes y objetos. "Su realismo es tal que, al observarlos detenidamente, no se puede evitar la sensación de poder tocar las texturas de los objetos con la mirada", sostiene Ferreira. Entre las imágenes que presenta el artista, el presidente de la Cámara regional hace referencia a las "orondas y apetitosas" frambuesas, membrillos que "parecen desprender un profundo olor otoñal", árboles que "parecen salirse del cuadro", coloridas frutas tropicales o paisajes de una "perfección inédita". Del mismo modo, mencionó el retrato de objetos antiguos que evocan otras épocas y aparecen cubiertos de una "fina capa de polvo rota por las huellas de una mano inoportuna", frutos que incluyen las marcas "típicas" causadas por "pequeños golpes, por el tímido mordisqueo de algún insecto, o por el simple paso del tiempo, que en sus cuadros parece mantenerse estático y a la espera de su avance inexorable". EVOCACIÓN A MACHADO Durante la presentación, el autor de la exposición, Antonio Castelló recordó unas frases que el poeta Antonio Machado "puso en boca" de su personaje Juan de Mairena, que decían: "en épocas en que el arte es realmente creador, no vuelve nunca la espalda a la naturaleza y entiendo por naturaleza todo lo que aún no es arte, incluyendo en ello el propio corazón del poeta, porque si el artista ha de crear, si no a la manera del dios bíblico, necesita una materia que informar o transformar, que no ha de ser, claro está, el arte mismo". "El tema de la naturaleza --agregaba Mairena-- y el arte ha sido abordado muchas veces, llegándose a decir, lo bello artístico es superior a lo bello natural, para señalar que la estética como esencia del arte no existe sin el artista. Si decimos que un paisaje es bello y nos inspira un sentimiento artístico, no podemos conferirle a esa impresión el carácter de obra de arte porque el arte es creación humana y solo eso". "Nada de la naturaleza tiene el valor estético sino en la medida que el hombre le da esa valoración. El sol visto como necesidad es objeto de ciencia, mientras que si es apreciado con sentido valorativo, como acción humana voluntaria que el espíritu aprecia en libertad, se hace objeto del arte, reino de la apariencia, de la ilusión que yo percibo, eso es el arte, y su esencia existe en tanto el espíritu que recibe la sensación artística, da su personal valoración a lo creado como obra de arte", concluía Machado en sus reflexiones.