Los derechos de autor no entienden de solidaridad


¿Aportación voluntaria o forzosa? Sólo después de que varios medios anunciasen este martes que la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) cobraría más de 5.000 euros (el 10% de lo recaudado) por un concierto benéfico, la Sociedad ha decidido rectificar. El evento se celebró el pasado 25 de abril a favor del pequeño almeriense Juanma López Fenoy, de sólo cinco años, que sufre una rara enfermedad degenerativa llamada Síndrome de Alexander.

La actuación de la Sociedad ha sido de absoluto respeto a la Ley de Propiedad Intelectual, que no permite la concesión de licencias gratuitas. “No podemos decidir por nuestros socios”, aseguran fuentes de la SGAE. La donación se sumará a los gastos de gestión de la entidad, y no afectará a la recaudación por derechos de autor. “Los socios de la SGAE creen en el derecho de autor solidario y responsable”, afirma la Sociedad en una nota.

“La solidaridad de los creadores hubiera sido posible si, con el tiempo suficiente para gestionarlo, los autores del repertorio interpretado durante el concierto hubieran podido optar por la cesión gratuita de sus legítimos derechos”, explica el comunicado. Fue David Bisbal el que cantó los temas, en formato acústico, durante el concierto benéfico, celebrado el 25 de abril en el Teatro Auditorio de Roquetas de Mar.  Él sí renunció desde el principio a llevarse un solo céntimo y aceptó a protagonizar el cartel publicitario del evento, en el que aparece junto al niño.

“Se habría evitado”

La medida anunciada por la SGAE suena más a reacción que a iniciativa altruista.“Los socios, los órganos de gobierno y los trabajadores de la SGAE desean el pronto restablecimiento de Juanma López Fenoy y se ponen a disposición de su familia para cuantas actividades realicen conducentes a poner fin a la enfermedad que aqueja al menor”, dice la nota.  La entidad parece incluso criticar la premura con la que se organizó el evento solidario. Con más previsión para solicitar a los artistas la cesión de sus derechos, “esta polémica se habría evitado”.

“No estamos para ser simpáticos, estamos para ser eficientes”, explicó la semana pasada el presidente del Consejo de la SGAE, Eduardo Bautista, que compareció en rueda de prensa en Barcelona para presentar el balance de la gestión de la entidad en 2008. Bautista asumió que la Sociedad tiene “alguna culpa” de la “mala imagen” que la tiene la SGAE y dijo que la clase política ha “sucumbido extrañamente al clamor” de la democracia digital. Reconoció que tienen que esforzarse para que la sociedad deje de verles como los malos de la película.

“Llegar antes que la enfermedad”

“Les agradezco que se sumen a tantos españoles”, indicó en conversación telefónica María Antonia Fenoy, la madre del pequeño, que lleva luchando desde hace un año junto a su marido para “intentar llegar antes” que la rara enfermedad que sufre su hijo. “No tiene tratamiento porque no hay dinero”, explica. Y añade, con indignación: “Hay [dinero] para todo, menos para esto”. El niño tiene ahora cinco años. Los menores con Síndrome de Alexander suelen morir antes de cumplir los nueve años, según su madre.

La posible solución a la dolencia de Juanma, que “ahora está bien”, la tiene el investigador estadounidense Albee Messing que, sin embargo, necesita más de dos millones y medio de euros para desarrollar el tratamiento, según la propuesta de financiación. “Hasta ahora hemos enviado 1,3 millones”, asegura María Antonia. Los interesados en ayudar a Juanma podían, hasta este martes, enviar un mensaje de texto a un número habilitado para recibir las donaciones. La familia del pequeño mantiene además una cuenta bancaria abierta para los que quieran colaborar.