Una exposición de Anthony Penrose recoge la obra de su padre, biógrafo de Picasso

  • Santa Cruz de Tenerife, 12 feb (EFE).- El surrealismo no fue sólo arte sino una manera de vivir, a juicio de Anthony Penrose, hijo del artista Roland Penrose, cuya obra se expone hasta el 24 de mayo en el Tenerife Espacio de las Artes (TEA) de Santa Cruz de Tenerife.

Una exposición de Anthony Penrose recoge la obra de su padre, biógrafo de Picasso

Una exposición de Anthony Penrose recoge la obra de su padre, biógrafo de Picasso

Santa Cruz de Tenerife, 12 feb (EFE).- El surrealismo no fue sólo arte sino una manera de vivir, a juicio de Anthony Penrose, hijo del artista Roland Penrose, cuya obra se expone hasta el 24 de mayo en el Tenerife Espacio de las Artes (TEA) de Santa Cruz de Tenerife.

Bajo el título "Mirar de reojo, Roland Penrose y el surrealismo", esta muestra repasa la obra del autor, quien, además de su faceta como pintor destacó por ser el biógrafo de Picasso, poeta, coleccionista, editor y precursor de muchos artistas de su tiempo.

Anthony Penrose habló de ese modo del surrealismo durante una visita guiada que realizó a la exposición de su padre, junto a la comisaria de la muestra, Catherine Slusher.

"No fue uno de los autores más conocidos ya que en un momento dado eligió promocionar a otros grandes talentos de su entorno más que su propia obra, por ello esta exposición pone a Roland Penrose en el lugar que se merece en la historia", explicó a Efe Catherine Slusher, historiadora de arte.

A medio camino entre los sueños y la realidad esta muestra invita a un viaje a través del subconsciente por la obra del autor, en ocasiones oscura y sombría como en "Breakfast", donde representa el sufrimiento de su segunda mujer, la fotoperiodista Lee Miller, traumatizada por sus vivencias durante la Segunda Guerra Mundial, o su propia experiencia en los bombardeos de Londres en 1940 al inicio del conflicto.

También se encuentra una mirada vitalista y llena de color, como el lienzo en homenaje al amor libre y que recoge aquel idílico verano de 1973 que Roland Penrose pasó en compañía de sus grandes amigos Man Ray y Picasso, o la representación de su hijo Anthony durante su infancia.

Enormemente influido por Max Ernst y Andre Breton, impulsor del surrealismo en Europa, sus cuadros muestran numerosas referencias al dadaísmo y a la técnica de la escritura automática, que llena sus lienzos de frases poéticas o mensajes en defensa de la libertad.

Valentine, su primera mujer, y Lee Miller, su segunda esposa, amante de Picasso y ex mujer de Man Ray se convierten en las musas que inspiran muchos de los collages de Roland Penrose

"Esta obra esconde un mensaje oculto de su pareja, en ella se puede leer: ¿Quieres que cenemos juntos esta noche? Primero tengo que ir a la peluquería", explica Slusher señalando uno de los lienzos del autor que se exponen en el Tenerife Espacio de las Artes.

En los años veinte del pasado siglo París fue la cuna del surrealismo europeo, movimiento artístico que desarrollaron autores como Picasso, Breton, Man Ray, Miró o Dalí y que, más allá de la capital francesa tuvo un desarrollo destacado en otras ciudades de Europa como Londres o Santa Cruz de Tenerife.

Roland Penrose estuvo muy vinculado a Tenerife, isla en la que en 1973 participó en la I Exposición Internacional de Escultura en la Calle de Santa Cruz y hacia la que intentó atraer la producción artística de destacados creadores.

Isabel López Rodríguez