El candidato al Nobel de Literatura Bei Dao aconseja a los poetas leer, vivir y viajar

  • Córdoba, 18 abr (EFE).- Bei Dao, candidato en varias ocasiones al Premio Nobel de Literatura y que participa en Córdoba el ciclo "Poetas del mundo", del festival Cosmopoética, recomendó que para llegar a ser un buen poeta hay que leer, tener experiencias vitales y viajar.

El candidato al Nobel de Literatura Bei Dao aconseja a los poetas leer, vivir y viajar

El candidato al Nobel de Literatura Bei Dao aconseja a los poetas leer, vivir y viajar

Córdoba, 18 abr (EFE).- Bei Dao, candidato en varias ocasiones al Premio Nobel de Literatura y que participa en Córdoba el ciclo "Poetas del mundo", del festival Cosmopoética, recomendó que para llegar a ser un buen poeta hay que leer, tener experiencias vitales y viajar.

Este poeta clave de la China moderna vive en el exilio desde que en abril de 1989 firmó un manifiesto junto con otros intelectuales chinos -en total 33- "para pedir al gobierno (chino) el respeto de los Derechos del Hombre y de la democracia".

En la conversación que mantuvo con Efe, el poeta, que usa para firmar su rica producción literaria el pseudónimo de Bei Dao, cuyo significado en chino es "Isla del Norte", habló de la repercusión en su obra de su largo periplo debido a su exilio hasta hoy en día, en que reside y da clases en la región administrativa china de Hong Kong.

Este acercamiento a su país natal se debe, según afirmó, a una cuestión familiar: su madre tiene 88 años y él por ahora no puede vivir en Pekín.

Bei Dao (1949) -su nombre real es en castellano Jen-Gai Zao y en inglés, Zhao Zhenkai- tan sólo obtuvo un "permiso especial de las autoridades chinas", es decir, dos visados, en 2001 y 2004, para visitar a su padre enfermo, que ya murió.

Abanderar la defensa de los derechos democráticos le llevó a que dos meses antes de la manifestación pacifista que tuvo lugar en la Plaza de Tiananmen, en Pekín, tuviese que abandonar su ciudad natal e irse a vivir a Alemania, Noruega, Suecia, Dinamarca, Holanda y Francia, hasta que se instaló en 1993 en Estados Unidos.

Todo ello llevó a que este intelectual, según relató, abandonase sus estudios en "el primer año de universidad" y a después tuviese que ganarse la vida con diversos oficios.

"Durante once años" fue "trabajador de la construcción" y por las noches leía, y, entre tanto, pudo disfrutar de ciertas becas, como la prestigiosa Guggenheim, en 1998.

Ahora Bei Dao ostenta el privilegio de ser miembro honorario de la Academia Americana de las Artes y las Letras y se enorgullece de contar que tiene amigos de aquella etapa dura.

De ahí que su respuesta a ¿cómo llegar a ser un buen escritor? fuera la de "tener experiencia vital, viajar, trabajar en naciones pobres como trabajador social y desempeñar diversos oficios".

Él mismo afirmó que recomienda a sus alumnos que hay que "sentir y tocar la vida real y también escuchar al corazón", porque la parte técnica de la escritura "es muy pequeña".

Asimismo, Bei Dao recordó que él desciende de "una familia de clase media" y que su exilio le llevó a "aprender de las clases más bajas una visión diferente del mundo".

La poesía, resumió Bei Dao, es "la tristeza, la melancolía" y para escribirla hace falta reunir "dos condiciones: la sensibilidad, que procede del corazón, y la fe", labrada a través de las dificultades de la vida.

Con respecto a la difusión de su obra, Bei Dao contó que afortunadamente se venden y editan en China todos sus libros -desde los que fueron prohibidos en 1989 hasta los últimos- y que además su obra ha sido traducida a más de veinticinco idiomas, aunque sólo en castellano se ha editado su libro "Paisaje sobre cero".