Margarit dice que en poesía, como en la vida, se debe tener pasión con sentido común

  • Barcelona, 8 abr (EFE).- El poeta catalán Joan Margarit reflexiona en su primer ensayo, "Nuevas cartas a un joven poeta" (Barril&Barral), sobre la escritura de poesía, aconseja que esta práctica sea apasionada para evitar el "desastre", y advierte de que es una pasión "extraña" porque va ligada al sentido común.

Margarit dice que en poesía, como en la vida, se debe tener pasión con sentido común

Margarit dice que en poesía, como en la vida, se debe tener pasión con sentido común

Barcelona, 8 abr (EFE).- El poeta catalán Joan Margarit reflexiona en su primer ensayo, "Nuevas cartas a un joven poeta" (Barril&Barral), sobre la escritura de poesía, aconseja que esta práctica sea apasionada para evitar el "desastre", y advierte de que es una pasión "extraña" porque va ligada al sentido común.

Joan Margarit ha publicado este ensayo como respuesta a "Cartas a un joven poeta", de Rainer Maria Rilke, en las que el poeta checo plasmaba sus sensaciones sobre la poesía y su creación, y sobre su concepción personal del amor, la soledad y la muerte.

Margarit ha explicado que "Nuevas cartas a un joven poeta" son "reflexiones en voz alta" que su experiencia como poeta y lector de poesía le ha proporcionado a lo largo de su vida.

El poeta leridano ha argumentado que las cuestiones fundamentales que se tratan en poesía no han variado entre el contexto de Rilke y el suyo, porque "los poetas siempre hablamos de lo mismo -el amor, el paso del tiempo, la muerte...-", constantes que defiende a ultranza porque "cada generación tiene un punto de vista diferente sobre los mismo temas".

Es precisamente el interés por los matices lo que recomienda Joan Margarit a los jóvenes poetas en su ensayo porque, en su opinión, es en ellos donde se encuentra la esencia de los temas: "Si no eres una persona capaz de enriquecerte con los matices, no seas poeta".

En este aspecto, ha comparado los cambios en la concepción de los grandes temas en poesía con otras artes como la pintura o la música, ya que, a su juicio, son mundos diferentes un bosque pintado por Cézanne que uno pintado por Tiziano, y una interpretación de una pieza de Mozart en el siglo XVIII o en la actualidad.

Margarit ha evidenciado la función del arte y, concretamente, de la poesía, como diagnóstico de la sociedad de una época.

El retirado arquitecto ha señalado la importancia de la dedicación a la poesía, que es, a su juicio, una "elección de por vida, de mañana tarde y noche, dentro y fuera de casa", más allá del oficio.

Por ello, Margarit aconseja "pensar antes de decidir ser poeta" porque, según él, corre un alto riesgo quien se equivoca y no sirve como poeta: se equivocará toda su vida, "empeñado en hacer algo que no puede".

De hecho, el propio poeta ha admitido que, cuando revisa sus primeros poemas, no le gustan -"los odio"- y, en este aspecto, ha añadido que empezar a publicar demasiado joven es un error, y los errores, según Margarit, "no ayudan nunca", pues en poesía sólo sirven los aciertos.

La facilidad que hay actualmente para publicar es, para Margarit, uno de los motivos por los que se debe cuestionar la propia dedicación a la poesía con más ahínco que en la época de Rilke, en que había menos y más costosos recursos: "Hoy en día cualquiera puede hacer un libro", ha lamentado el poeta.

"Nuevas cartas a un joven poeta" comprende diez capítulos con meditaciones que, a diferencia de la publicación de Rilke, no son en formato de carta.

"El contenido es abstracto", ha explicado Margarit, que por ello descarta que se vea sustituida la publicación de unas memorias -que ha negado que hará- con su nuevo libro: Éste "es un tipo de libro que has de tener pensado de toda la vida".

"Siempre he identificado poesía y vida, por lo tanto, mi libro de memorias ya está hecho con este ensayo y a lo largo de mi vida", ha añadido Joan Margarit, ganador del Premio Nacional de Poesía 2008 por "Casa de misericordia".