Poesía por un millón de euros en la televisión árabe

La poetisa Al Jahani fue la primera mujer en alcanzar la final del concurso. Se llevó más de 400.000 euros

La poetisa Al Jahani fue la primera mujer en alcanzar la final del concurso. Se llevó más de 400.000 euros

Riad (Arabia Saudí)– Para Ziyad Hijab bin Naheet todo parecía un sueño. De pie en un escenario, bajo las intensas luces y una lluvia de serpentina, levantaba los brazos en señal de victoria. Los dos mil asistentes –muchos de los cuales habían conducido durante ocho horas para estar allí– aplaudían desenfrenadamente. En el resto del mundo árabe, otros 17 millones de personas seguían el triunfo por televisión. El momento era la culminación de meses de una larga y agotadora competición. Naheet, de 34 años, se convertía así en un héroe del mundo árabe al adjudicarse el primer premio de un programa de Abu Dhabi TV: 1.361.207,64 de dólares (alrededor de un millón de euros).

"Es como la Operación Triunfo del mundo árabe", observa el periodista Tala Al Ramahi. El talento de Naheet, sin embargo, no es el canto ni el baile. Tampoco sobrevivió semanas en una isla tropical rodeado de locos ni pasó meses encerrado en una casa con compañeros neuróticos.

Su arte es la poesía. Y específicamente, la poesía Nabati, una forma ancestral de narrar historias a través de versos con rima, que es producto de la cultura beduina en la península arábiga. Pero a diferencia de la poesía árabe, se recita en el dialecto de las diferentes tribus. "Es el género de poesía más popular en el Golfo Pérsico", explica Muhammad Avish, profesor de comunicación en la Universidad de Sharjah, de los Emiratos Árabes Unidos, la nación compuesta de siete estados situada entre Arabia Saudí y Omán.

Históricamente, los poetas Nabati "son los portavoces de sus tribus" y cantan las alabanzas de sus líderes tribales, explica Avish. También usan la poesía para hablar de preocupaciones sociales. Por ejemplo, uno de los rivales de Naheet en el concurso, recitó un poema sobre la brecha entre ricos y pobres.

La poesía, ya sea en su forma tradicional Nabati o en verso moderno, es muy respetada en la cultura árabe. "La palabra siempre ha tenido un papel importante en nuestras vidas", responde vía correo electrónico Nashwa Al Ruwaini, productor de Millions' Poet, el programa de TV en el que participó recientemente Naheet. "Los árabes usan con frecuencia la poesía como forma de expresión en todos los ámbitos de la vida, desde la elaboración de una idea hasta la movilización de masas", explica Al Ruwaini.

Público joven Entre los asistentes al último episodio de esta temporada de Millions' Poet había mucha gente joven, una imagen esperanzadora para los adultos, preocupados por la influencia de la cultura popular occidental sobre sus hijos. Una razón importante para explicar este interés es el apoyo activo de los gobiernos regionales de los Emiratos Árabes Unidos para rescatar la poesía Nabati, explica Avish. "Es una manera muy importante de promover la cultura nativa y de preservar la cultura y patrimonio locales, especialmente en esta era de globalización en que la gente siente que su propia cultura está amenazada", indica.

Los esfuerzos del gobierno incluyen festivales de poesía, el Centro Sharjah de Poesía Popular y la Academia de Poesía de Abu Dabi, un nuevo espacio donde los poetas podrán ofrecer cursos de este arte milenario. Sin embargo, es Millions' Poet, que acaba de concluir su tercera temporada, el que más ha contribuido a renovar el interés por la poesía Nabati.

Al Ruwaini, consejero delegado de la productora Pyramedia Ltd –con sede en Abu Dabi– recuerda que Millions' Poet es fruto de la preocupación de la Autoridad de Abu Dabi para la Cultura y el Patrimonio (ADACH), ya que con la globalización y la TV por satélite, muchos jóvenes comienzan "a mostrarse fascinados por los canales de música popular y los programas extranjeros. Poco a poco olvidan sus raíces culturales".

En el programa, existe un componente interactivo que permite a los televidentes participar durante las 16 semanas de competición. Los ganadores de cada etapa no son seleccionados sólo por un jurado experto en poesía Nabati, sino también por la audiencia en el estudio que vota electrónicamente y los televidentes desde sus casas que pueden enviar mensajes de texto a través del móvil.

El show también es un éxito porque muestra talento local en lugar de extranjeros u occidentales. Es "como si nos estuviéramos mirando al espejo y no a otros a través de la ventana", explica Al Ruwaini. "El show es un verdadero reflejo de nuestra cultura popular que hasta ahora no se había explotado".

Finalmente, Al Ruwaini atribuye el éxito del programa al apoyo del príncipe heredero de Abu Dabi, el jeque Mohammed Bin Zayed Al Nahyan, que ha donado dinero para los premios y a veces asiste a las grabaciones.

Al igual que en el pasado, la temática de los poemas tiende a concentrarse en nacionalismo, amor, rabia, orgullo y el "honor de la propia tribu", explica Al Ruwaini. Sin embargo, comienzan a surgir nuevos temas, entre ellos, "la política, especialmente la lucha palestina, o asuntos de dinero".

Antes de que Millions' Poet apareciera en pantalla, "un poeta no era más que un poeta". Sin embargo, ahora "un poeta es una estrella, una celebridad", con seguidores, contratos y apariciones en televisión. A Naheet, extraños incluso le han pagado la cuenta en el restaurante. Durante esta temporada y por primera vez, hubo una mujer entre los finalistas. Ayda al Jahani, de 39 años, madre de seis hijos y profesora de historia en la ciudad saudí de Medina, quedó en cuarto lugar y ganó 544.507,816 dólares (más de 400.000 euros).

En una entrevista telefónica, Al Jahani, que escribió su primer poema a los 12 años y que se define como una "sencilla mujer beduina", explica que su tribu se oponía a que participara porque no pensaban que era modesto para una mujer aparecer en televisión. Sin embargo, cuando la vieron completamente cubierta, incluso con la cara oscurecida, Al Jahani explica que "al final lo aceptaron e incluso algunos me enviaron mensajes deseándome suerte… no sólo consolidar el apoyo de mi tribu ancestral, sino también el de la normalmente diseminada "tribu de mujeres'".

Al igual que Al Jahani y Naheet, cinco de los finalistas de esta temporada eran saudíes. Esto fue, sin duda, fue del agrado de parte del público que hizo el largo viaje para asistir al programa, ya que el ganador del año pasado fue un poeta de Qatar que derrotó a un conocido rival nacional.